martes, 18 de enero de 2011

Mi Trabajo


  • Amo llegar en las mañanas y aullar al unísono con Moto.
  • Amo tener junta de críticos a las 7 y ver como Walther acomoda las sillas con tanto cuidado después que nos vamos.
  • Amo decir “buenos días” a esa chica del departamento de al lado todas las mañanas que me encanta (a pesar de sus antecedentes dudosos y de que tiene novio).
  • Amo ver a esa otra chica del departamento de al lado cuando voy por el pasillo y furtivamente se cruzan nuestras miradas pero después volteamos como para no darnos cuenta (y que también tiene novio).
  • Amo platicar con Les brevemente todas las mañanas de algún libro, película, NFL o alguna ocurrencia de sus sobrinos.
  • Amo fregar o ser fregado por Alfredo todas las mañanas, de acuerdo a los resultados del fútbol.
  • Amo masajear las lonjas de mi “Abuelito” de dos a  tres veces al día, mientras él finge resistencia.
  • Amo el cafecito diario con Keto, el cual degustamos mientras le encanta estar cuestionando mi accionar ante la vida.
  • Amo que Poncho de vez en cuando me convenza de acompañarlo a la “tiendita” a comprar su desayuno mientras hablamos de cualquier estupidez.

  • Amo ir a Tráfico a ser apapachado y a apapachar, además de hacer enojar a Cris (que me conmueve porque sé que le importo).
  • Amo quejarme con Maribel del trabajo tan ingrato que tenemos.
  • Amo a las tres locas de enfrente (dicho con todo cariño) y amo más que se entretengan entre ellas y respeten mi espacio (de vez en cuando lo hacen).
  • Amo cuando Laura se enoja y mienta madres (o sea diario).
  • Amo que Mayra sea tan ingenua (juro que su hija la engendro el Espíritu Santo)
  • Amo que Alma sea tan fastidiable y fastidiosa al mismo tiempo.
  • Amo que Andrea venga a pedir mi atención y, aunque la corro, me dice “Pero bien que me extrañas” (y tiene razón).
  • Amaba mentarle la madre a Bruno cuando ponía el himno del América (pero ya me lo prohibieron las mujeres a mi alrededor, así que ni modo).
  • Amo que MaJo me hable para que le envíe algo divertido o interesante a su mail.
  • Amo que Beto y Poncho “se acusen” recíprocamente y por teléfono de lo que el uno le hizo al otro (no sé cómo vivían antes de conocerse).
  • Amo los fotomontajes que hacen Moto y Greenham de todos los personajes del Departamento.

  • Amaba cuando Chucho se aventaba a los lockers o hacia su “llamado de apareamiento” de Alce.
  • Amo ir a Central de Perdidos y platicar con La Perra, El Goku, El Pokemon y Leo, ya que las pláticas se tornan en un aluvión de albures de lo más fino.
  • Amo ir a comer a Cubo 8 en peregrinación con “Mi Kinder” de cinco chamacos y tener esas pláticas sin sentido que no cambian al mundo pero que nos entretienen demasiado.
  • Amo cuando Poncho y Andreas (a.k.a. “Las Vuvuzelas”) se ponen a platicar a altos decibeles y les tenemos que chiflar para que bajen el volumen.
  • Amo el lamento de Morsa que hacemos Alex y yo cuando estamos estresados.
  • Amo ir a tragar pastel en todos los cumpleaños en que soy bien recibido (y luego me toca pagar en el mío).
  • Amo que vengan de Nave 22 o las chicas de Central de Perdidos a pedirme ayuda y mandarlos a la goma, por lo que me tienen que rogar un poco y acabo cediendo.
  • Amo los obscenos (por todo lo que como) desayunos que degustamos en el Bugas.
  • ODIO que Juan se la pase chiflando como jilguerito región 4, pero me da gusto que sea feliz.
  • Amo cuando Gerard estornuda y Alex y yo le silbamos el paso doble de los toros por la faena dada en casa. (¡Olé!)
  • Amo los Viernes de Empanadas.
  • Amo la excelente actitud que toma Ivette cuando la fastidio de que está sola en su pasillo o por su estatura.

  • Amo la gran gama de personajes que componemos mi departamento: a veces parecemos un mercado, una vecindad, un Pueblito chico o un Infonavit, pero lo que nunca falta es la personalidad (a veces sobra).
  • Y amo que me paguen, porque es un plus a todas estas “prestaciones” que recibo en el trabajo y que hacen mi vida una verdadera delicia y mi trabajo más llevadero.
Hebert Gutiérrez Morales.

3 comentarios:

Tomate dijo...

Mi estimado Hebert,

Hoy entre a mi cuenta de yahoo, cosa que casi nunca hago, y vi un correo tuyo con tu direccion de blog. Me parece increible lo que haces, que tengas esta necesidad de expresarte y sobre todo que lo hagas con talento y dedicacion.

Ademas, no me parece correcto que una nota tan optimista como esta no tenga comentarios (aunque estoy seguro que los ha tenido por otro medios). Sobre todo me gusto la conclusion; conozco a muy poca gente que pueda afirmar categoricamente que su vida es una verdadera delicia. ¡Eso si que es hacerle honor a todo lo existente!

Te mando un gran abrazo,
Thomas

VENEZUELA dijo...

tu no eres normal jajajaja

Hebert Gutiérrez Morales dijo...

Y me alegro de no ser normal ;-)
Creo que de eso nunca me puedo quejar, siempre he tenido trabjos en donde me divierto mucho, por eso nunca me da conflicto cuando llega el Lunes. :-)