martes, 1 de febrero de 2011

Rocky Balboa


Ayer vi la película “Rocky Balboa”, que vendría a ser Rocky VI. Cabe mencionar que consideraba a la película original (o sea “Rocky”) como la única que vale la pena de toda la saga, pero ayer me dí cuenta de mi error.

La obra es muy buena (no tanto para entrar en mi Top 20 de todos los tiempos, pero tiene bastante calidad). El argumento es muy acorde al primer film, las actuaciones son muy creíbles y sensibles, de hecho creo que Rocky es el único personaje en que Stallone actúa bien (tal vez porque no actúa), y tiene ese saborcito de autenticidad, heroísmo y melancolía del primer filme.

El detalle de la “Pequeña Marie”, un personaje efímero de la primera película, es algo que todo fan de esta saga agradece y hasta se enternece. Spider Rico es otro rostro del primer film que es traído a la versión actual, aunque en un papel secundario pero que nos da constancia sobre la gran generosidad del Sr. Balboa.

A muchos no nos gustó que Adrian estuviera muerta, pero así tenía que ser para que este epílogo de la historia fuera tan emotivo como resultó. Tal vez el papel de ella no era tan vital como en el primer filme (y de paso se ahorraron el sueldo de Talia Shire). Y su hermano, el siempre presente Paulie, será un verdadero y eterno imbécil pero, después de tantos años y películas, es difícil no amarlo como personaje.

Obviamente tenía que haber una pelea, y desde luego tenía que ser comercial, pero aún siéndolo, la misma es muy buena, emotiva y memorable. La verdad es que uno no puede dejar de emocionarse. Al final fue uno de los dos momentos en los que lloré de la película.

Me gustó toda la historia, tiene un planteamiento interesante, más inteligente y profundo y no sólo se centra en el combate y el entrenamiento, sino que te da lecciones de vida vistas a través de un personaje que no será brillante pero que sabe lo que es correcto y lo que no lo es.

El papel del hijo me pareció muy enriquecedor para muchos de nosotros que no somos lo suficientemente humildes (o somos demasiado cobardes) para reconocer el valor de nuestros padres en nuestra formación. La plática que tienen él y Rocky fue el otro momento que me sacó las lágrimas.

Después de tanta prostitución con Rocky II, III y IV, creo que Sylvester Stallone le debía un final así a uno de los más grandes personajes de la historia cinematográfica (lo intentó con la quinta versión, pero se quedó corto), un héroe ficticio que le dio tanto a él, al cine y a todos los que lo vimos, no merecía un final tan triste y tan poco digno de su grandeza en pantalla.

“Rocky Balboa” es un digno final para uno de los mejores personajes del cine.

Hebert Gutiérrez Morales.


1 comentario:

Anónimo dijo...

He de confesar que no soy precisamente un fan de los blogs..hube llegado por una de esas extrañas casualidades de la vida..no puedo quejarme...Te agradesco la reflexión acerca de Balboa..almenos sé que no soy el único que abstrae la película de forma semejante..he leido parte de tus reflexiones...enhorabuena..abordas temas que casi nadie toca y tu forma de hacerlo es respetable..al final queda un buen sabor de boca pese a lo exótico..no me malentiendas..te Felicito por albergar esas ideas..pero sobre todo por externarlas...