domingo, 3 de julio de 2011

X Men: First Class

            Como buen Nerd, tengo que admitir que no soy el más objetivo al momento de evaluar los filmes de Superhéroes, especialmente con Marvel, que son mis favoritos porque cuando los veo sale mi niño puro, noble y fantasioso a disfrutar al mismo nivel que cualquier otro mocoso que esté en la sala. Estas películas cumplen el sueño dorado de ver a mis héroes representados en carne y hueso a través de la pantalla grande. Al igual que los niños, mediante estas proyecciones me siento con superpoderes, que es uno de los anhelos más profundos de cualquier humano (por lo menos de los más fantasiosos).

            Obviamente no me pongo a gritar a medio filme: “¡Ve por ellos Spidey!” o “¡Dales con todo Thor!”, aunque ganas no me faltan pero me vería ridículo (así que sólo lo hago hacia mis adentros) y es que no puedo evitar emocionarme cuando entran mis héroes en acción. Es por eso que disfruto mucho estas películas sin importar mucho su calidad aunque hay que reconocer que, generalmente, están muy bien realizadas. He admirado mucho a los Hombres X desde mi niñez, al grado de sentirme identificado con ellos (al igual que con el Hombre Araña).

            Sin embargo, y dejando aficiones a un lado, tengo que reconocer que “X Men: First Class” es una obra muy recomendable, de hecho su calidad rebasó a mi fanatismo por lo hijos del átomo. Ya sabía que me iba a gustar (estaba decidido de antemano), aún si hubiera sido el bodrio más despreciable en la historia del cine, me hubiese gustado por ser los Hombres X pero, felizmente, resulto ser todo lo contrario. Tiene muchos aspectos interesantes a analizar, los cuales no son tan explícitos como los súper poderes o las batallas, pero ahí están de manera implícita; esos mismos mensajes que me dejaron un agradable sabor de boca al terminar de verla.

            Independientemente de todo lo que a continuación voy a escribir, la obra me gustó por la combinación tan exacta de buen humor, momentos conmovedores, momentos profundos, acción, heroísmo, intriga y demás. Está muy bien nivelada, no hay un momento de desperdicio y por eso hay que verla. No voy a escribir sobre los efectos especiales, la producción, las batallas, el maquillaje o demás tópicos más comerciales, que también disfrute, escribo sobre todo lo que me llamó la atención y me resonó.

            Cualquiera puede disfrutar este filme, pero a los admiradores de largo tiempo de los Hombres X nos resulta muy placentero porque uno siempre ve al Profesor Xavier, a parte de calvo, como una persona ecuánime, serena, inteligente, todo un estratega; pero en esta obra es muy refrescante verlo como un joven normal: divirtiéndose, flirteando con mujeres, bebiendo alcohol estúpidamente y gritando. Es un plus que honestamente no esperaba y que agradezco mucho.

            Hubo dos interacciones entre Xavier y Magneto que me conmovieron profundamente. La primera cuando se conocen, Erik quería sacar el submarino de Sebastian Shaw, aún a costa de su vida, pero Charles se lo impidió para que no muriera. En su diálogo, cuando Magneto se da cuenta que Xavier es Mutante le dice “Creía que estaba solo” a lo que Xavier le contesta un par de veces “No estás solo”, con un sentimiento tan adecuado, alegre, tierno, fraternal, auténtico, limpio y profundo que me conmovió al grado de sacarme un par de lágrimas. Tal vez esto va más apegado a mi propia historia que a la de ellos porque, a mí manera, me siento mutante en este mundo y por eso mismo la frase me tocó el corazón, porque no estoy solo.

            La otra parte que me fascinó entre Charles y Erik, es cuando el segundo intenta mover una antena gigante por orden del primero pero no puede. Erik le dice que él activa su poder mediante la ira, así que Charles le enseña, a través de su recuerdo más bello, que también puede activarlo con la serenidad. Esto es muy Zen, muy oriental y también muy cierto: uno debe fusionarse con sus sentidos y su esencia para lograr grandes cosas y superar barreras que con la ira normalmente no podemos. A veces siento que valoramos demasiado lo que el enojo nos empuja a lograr, cuando podemos hacer lo mismo (o aún más) con la serenidad, y con menos daño a nuestro ser. Ojala aprendamos a valorar más los pasajes de tranquilidad y felicidad en vez de recordar con tanta pasión nuestras fallas o derrotas. Veneremos lo que sí somos y tenemos en vez de desear lo que no somos y, creemos, que nos hace falta. Seamos humanos plenos e íntegros en vez de frustrados.

            Otro detalle que se agradece, a pesar de ser un filme 100% Hollywood, es que se respeten los idiomas originales de los lugares en donde acontece la acción, ya sea alemán, francés, español o ruso. Este tipo de detalles condimenta perfectamente la calidad de la obra. Y es que son ridículas esas películas en las que andan por todo el mundo y resulta que el inglés es hablado por todos tan natural y como lengua materna.

            Normalmente en los Cómics, Mystique (Raven para los amigos) es representada como cruel, fría, calculadora y desgraciada pero, por primera vez, ví lo trágico de existir con su poder: ella puede adoptar cualquier apariencia pero la suya no es aceptada. Puedes camuflarte todo lo que quieras, pero sólo haces que los demás rechacen lo que en realidad eres, esto es una parodia a la sociedad humana de cualquier época. Por eso mismo Magneto le exige ser como ella es en vez de pretender ser alguien más, que se acepte para que en verdad pueda ser bella. Tal vez no sea lo que todo el mundo desea ver, pero sí va a ser aceptada por personas especiales como ella. Me impacto cuando él le dice “¿Te das cuenta que debes utilizar la mitad de tu poder para fingir algo que no eres?”; esto es un fiel reflejo de la realidad, porque siempre estamos más preocupados por lo que los demás piensen de nosotros que nuestra propia opinión, y por eso estamos más enfocados en lo el resto quiere vernos u oírnos a lo que en realidad queremos, por eso estamos a medio gas de lo que en verdad podríamos ser (de esto ya hable en mi ensayo anterior). Como Mystique no se acepta como es, pues los demás menos.

            Algo muy doloroso fue cuando Beast le dice a ella: “Tú eres bella así como estás pero, cuando eres azul, no” y tampoco me sorprende mucho ya que “Como te ven, te tratan”, ya que la sociedad se guía primero por lo que hay afuera y no por lo que hay dentro (ver más detalles en el ensayo “Mis Corbatas”). Hank recibió algo de justicia divina por sus prejuicios, mismos que empujaron a Raven hacia Magneto. Ella encontró más de lo que buscaba: aceptación por sí misma, gracias a él que le dice “Yo no quiero estar con alguien que no se acepta, sólo quiero estar con la verdadera”.


            La situación de Beast, Angel o la ya comentada Mystique, nos deja claro que la aceptación propia es más importante que las de los demás. Como ya escribí hace una semana, al aceptarse uno seremos aceptados por personas que valgan la pena ya que es inútil intentar ser aceptado por seres que no valen un cacahuate. Ese punto de aceptación personal es muy importante en el argumento y, me parece, que se plasmó así a propósito, para dar el mensaje a la humanidad de no ser como los demás, sino ser como nosotros mismos podemos ser.

            Aunque no descubren el hilo negro, una parte que me encantó fue la parte en donde explican la convivencia de Neanderthal con el Homo Sapiens, al inicio los segundos eran minoría, pero después vino esta lucha en donde el más apto sobrevivió (o sea nosotros). Todo es parte de la evolución, es un ciclo de vida interminable (como en el Rey León), no es que uno fuera bueno y el otro malo, todo se reducía a supervivencia: El Homo Sapiens tenía que sobrevivir o extinguirse, y sobrevivió. El mensaje que tomo es que debemos seguir evolucionando individualmente para avanzar y no extinguirnos.

            Cuando están reclutando mutantes, me encanto el Cameo de Wolverine, el cual los despacha con su actitud de “¡Váyanse al demonio!”. Aunque me encanta este personaje, me alegro que no apareciera en esta ocasión porque hubiera robado mucha atención. Por otro lado, el Cameo que ya era una obligación, y extrañe mucho, fue el de Stan “The Man” Lee, el cual acostumbra aparecer en casi todas las películas de Marvel, pero ahora me quede con la ganas de reírme con su aparición.

            Havok es otra analogía interesante a analizar. Muchas veces tenemos mucho ímpetu, energía, recursos o ganas que no sabemos enfocar para lograr resultados. El caso de Alex Summers fue crecimiento personal más el accesorio de Henry “Hank” McCoy, y nos enseña la importancia de enfocarnos en conseguir lo que queremos en vez de estar tan dispersos y dar bandazos en otros lados. Esto es parte de la serenidad que se ha ido perdiendo en este mundo tan caótico, lo cual hace que el sentimiento de “comerse el mundo a puños” ya no se queda en la adolescencia, sino que va trascendiendo las generaciones pero recuerden que “El que mucho abarca, poco aprieta”.

            El planteamiento me gustó mucho, y eso se demuestra en los métodos de Xavier y Magneto, no se le dio siempre la razón al bonachón Charles, si no que también se demostró que las formas de Erik Lensherr también son productivas. Esto se vio cuando sometieron a Emma Frost para develar los planes de Sebastian Shaw. No se puede ser suave siempre, hay ocasiones en que uno de ser duro, por no decir un auténtico desgraciado para lograr avanzar. Si sólo hubieran seguido el accionar de Xavier no hubiesen logrado nada. Habemos personas que nos pasamos de suaves y hay otras que se pasan de desgraciadas, lo inteligente es saber actuar de acuerdo al momento, lo cual es útil en la vida: saber cuándo ser diplomáticos y saber cuándo hay que ser intransigentes por el bien de la situación, lo difícil es identificarlos.

            Aviso, inicio de comentario Freak: El escuchar el “Tovarisch” en una historia de los X Men, me dio la nostálgica necesidad de que apareciera Colossus en el filme o hasta que Omega Red fuera parte de los malos, pero no todo se puede. Termina comentario Freak, gracias por su paciencia.

            No sé si sea el único, pero la manera en que Magneto acaba con Sebastian Shaw me pareció tan justa, exacta y hasta poética, fue una buena forma de finiquitar ese tema. A pesar de ello, no puedes odiarlo, porque se lleva la película, a pesar de Xavier, Banshee, Havok, Mystique o Beast también son personajes muy interesantes.

            Aunque ya lo sabía desde los cómics, en la pantalla plasmaron muy bien la profunda amistad, cariño y respeto que desarrollaron Xavier y Magneto, una relación tan íntima entre seres tan diferentes siempre es muy nutritiva para ambos. Esas amistades me encantan (yo tengo un par), porque esas mismas diferencias hacen que respetes más a la otra parte, no dejas de quererlo por ser diferente, al contrario. Es por eso que cuando uno encuentra a un ser de calidad, independientemente de las diferencias, es necesario encontrar la forma de vincularse con esa persona, ya que nos traerá mucho crecimiento. La amistad de Erik y Charles es muy valiosa porque son unos tipazos aunque tengan distintos métodos para alcanzar el mismo objetivo.

            Regresando con Mystique, y para recalcar lo versátil del argumento, ella le hace ver a Xavier que él no la entiende, ya que no vive lo que ella, porque él sigue pareciendo humano a pesar de su mutación, y ella no. No juzguemos o despreciemos la situación de alguien más, cuando no sabemos lo que es calzar sus zapatos.

            Algo que queda muy claro en el argumento es que todo homínido sea mutante, humano, rey, mendigo, negro, blanco, etc. Tiene la necesidad de trascender. La razón para existir de Magneto era matar a Shaw, estoy seguro que si lo hubiera logrado, después no hubiera encontrado otro objetivo de vida pero, gracias a Xavier, conoció otros mutantes y fue gestándose otra meta paralela mientras conseguía la anterior. Igual con Xavier que investigaba las mutaciones fue moldeando su meta idílica de una coexistencia pacifica entre humanos y mutantes. Irónicamente, en esta vida sin sentido todos necesitamos algo que perseguir: un sueño, una meta u objetivo que haga congruente nuestra existencia.

            He seguido a los X Men por más de 25 años (unas veces más cerca que otras), y he sido fiel creyente de sus enseñanzas y los ideales de Xavier para un mundo pacífico en donde humanos y mutantes puedan convivir en paz, ese mismo mundo que los odia y que han jurado proteger, PERO el ver este filme me ha abierto los ojos ya que, recalco, Magneto se lo lleva la obra sobradamente.

            El papel de Magneto es el más interesante de todo el reparto, se le hizo justicia a su caracterología, porque él no es un villano, él sólo quiere lo mejor para su raza no busca el poder por el poder mismo, su causa es justa pero sin la postura de “poner la otra mejilla” que tiene Xavier. Magneto es tan completo, tan complejo y tan humano que es el más real de todos los personajes, por eso mismo no lo puedes odiar, independientemente que al final separe su camino del de Xavier. Entiendo y justifico perfectamente sus motivos tanto que, por primera vez en mi vida, estoy de su lado y, si fuese Mutante, sería parte de sus Acólitos; y es que el sueño de Xavier es una Utopía muy bella, pero Magneto tiene razón: La humildad no tiene esperanza de mejorar.

            Un claro ejemplo de ello es la cobardía característica de la humanidad, la cual se demuestra en la actitud de exterminar lo que es distinto a nosotros antes de intentar comprenderlo. El miedo humano fue capaz de unir a dos archienemigos para acabar con los mutantes; el mismo que alimenta a las religiones o a las ideologías políticas, el que nos une contra lo distinto, para cuidar a la “buena sociedad”, el pavor tan mezquino, tan miserable, tan pusilánime del ser humano queda tan bien reflejado en la historia por lo que, honestamente, yo sí quería que Magneto les regresará todos sus misiles a los militares que tan alevosamente habían lanzado. Todo esto a pesar que los Mutantes los habían salvado pero, al verse inferiores, prefirieron acabar con ellos sin importar que tuvieran o no intenciones hostiles, por eso reza el dicho “El León piensa que todos son de su condición”.

            No sólo en esta ocasión, siempre he percibido la historia de los X Men como muy real, no por los mutantes, sino por la actitud humana hacia todo lo que es distinto: homosexuales, indígenas, negros, judíos, incapacitados y demás minorías. Las personas siempre minimizamos, despreciamos y tratamos de aniquilar todo lo que es distinto a las mayorías debido al miedo y la ignorancia. Ahí entra lo heroico de los Hombres X, que ahora entiendo que es demasiado romántico, porque protegen a un mundo que les teme y les odia, lo cual es muy noble pero utópico, por eso la postura de Magneto es más congruente y creíble. El ideal de Xavier es imposible, porque busca la aceptación y respeto de una raza que es intolerante por naturaleza, Magneto no la está pidiendo, porque se la va a ganar a pulso. Eso deberíamos aprender de él, sin la violencia, pero sí con la decisión y firmeza que dice “No estoy pidiendo tu aceptación, sólo el respeto que merezco como cualquier otro ser vivo”.

            Hebert Gutiérrez Morales

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hebert,
Nuevamente con un buen sabor de boca, al leerte, espero que un día escribas sobre la "otredad", sería muy interesante pues ya cuentas con mucha información e inquietud.
Afortunadamente No estás solo, hay muchos loquitos como tú, jajaja, que se arriesgan a ser honestos y auténticos, y además lo compartes.
Por conocer gente como tú yo tengo fe en la humanidad, hasta los superhéroes dan su vida por protegerla, creo que valemos la pena. Te mando un fuerte abrazo, y gracias. Julieta.

Chucha Lechuga dijo...

Hola Hebert!
Ciertamente ensalzar los atributos y valores del hombre es loable. Reflexionar sobre una película de Ciencia Ficción y hacer una analogía con la realidad que vivimos cotidianamente es una bonita forma de mandar un mensaje de positivismo.
Definitivamente yo me quedaba con Xavier, jeje Ya nos enfrentaremos en otra ocasión.

Anónimo dijo...

Hola Hebert..!! Yo al igual que tu soy un apasionado de los comic´s y me gusta spiderman, batman entre otros, pero obviamente los que mas me agradan son los hombres x, bueno al igual que tu pienso que la pelicula tiene un mensaje el aceptarte como eres y no cambiar por ser aceptados ante la sociedad, y la otra que no debemos hacer ningun tipo de descriminacion hacia la gente, llamece raza, incapacidad o condicion fisica. De igual manera creo que el personaje que más destaca es Magneto por toda su situacion de vida, tambien creo que magneto inteligentemente se ayuda con Charles Xavier para vengar la muerte de su madre y matar a Sebastian Shaw un mutante con ambiciones, Cabe señalar que la mancuerna profesor X y magneto es muy interesante ya que unen fuerzas para destruir a shaw que es un mutante mas poderoso que ellos de nivel 5. Yo haria mas enfasis a las cualidades y poderes de cada mutante por que algunos ocupan su mutacion para destruir a la sociedad, y tambien hay unos que los omites por completo y que aun asi son tan importantes como los demas. Tambien no haces mucha mension de los poderes de Emma frost una mutante telepata como Xavier y Azazel un teletrasportador, en fin..!! Esta es mi opinion.. saludos..!!

Forja dijo...

E estado leyendo algunos numeros de X-men y sin duda magneto tiene razon, lo unico que la caga es en querer defender su gente exterminando a la otra antes de que empiecen a atacar, Genosha fue la mejor solucion, lastima que los guionistas les dio x destruirla para que no acabaran el tema-hilo argumental xD.

El sueño de aceptacion de Xavier es ridiculo si lo ves bien e imposible tomando encuenta lo ruin que es la humanidad, encima arrastra el algunos estudiantes-soldados que hubieran estado mucho mejor sin el en sus vidas como Ororo, Jean Grey y Logan.

Hebert Gutiérrez Morales dijo...

Totalmente de acuerdo en tu percepción. La visión de Magneto es más realista que la de Xavier y, al final, es el mismo Professor X el que causa tanta desgracia con su resistencia. Un Saludo.

Forja dijo...

Aclarando, cuando mencione a Genosha no lo decia por cuando era un campo de concentración sino cuando Magneto lo convirtió en un pais/estado independiente sumamente prospero y fuerte donde el que quisiera venia... en cierta forma veo similar esto a la relacion Usa-Rusia ¿porque Usa no invade o le impone un gobierno marioneta a Rusia como si lo a hecho actualmente con muchos otros? porque le respeta o teme ¿porque? porque Rusia tiene poderio militar tanto de aliados como propio (y viceversa) por si a Usa se le ocurre ponerles el pie encima o invadirles "porque si" (como ya le hicieron a los pobres atlantes con la excusa de "namor y sus celulas durmientes"..), desgraciadamente asi es el mundo, percibe debilidad y destruyen, pero sino, guardan distancia deseando que estes debil para atacarte.. la base de la diplomacia...

Un mundo ideal seria donde Magneto gobierne su nacion justamente y Xavier se encargue ,ahora si, de crear conciencia pero siempre respaldado con poder

de otra forma sus enemigos, racistas o intolerantes se le vendrán encima antojadizamente por mas razones sensatas que plantee....

Claro que los mutantes podran vivir libres donde quieran en la tierra (jamas estar solo en Genosha) pero apartir de ahi, dudosamente la humanidad pensara en esclavizarles o exterminar mutantes porque se atendrían a las consecuencias.

Lastima que no pude editar el post anterior y agregar esto para no hacer doble, ni modo xD, salu2.

Hebert Gutiérrez Morales dijo...

Brillante tu aportación y muy ad hoc al mundo actual. Además tu analogía entre Rusia y Estados Unidos resulta muy clara para ejemplificar la situación. Es una lástima que los guinistas de los X-Men en la época de Genosha no vieran las posibilidades que estás planteando o, tal vez sí las vieron pero, por resultar contradictorias contra su "gran" nación, prefirieron no explotarla.
Un abraz y gracias por compartir.