domingo, 30 de octubre de 2011

Estoy Harto

            Este texto lo escribí alrededor de cuatro años atrás, en una especie de Diario/Bitácora en dónde desahogaba lo que hoy en día hago en el blog. No lo voy a transcribir integro porque hay muchas redundancias y algunas groserías, pero sí voy a transmitir las ideas esenciales porque me parecen muy interesantes, sobre todo para mí, a casi cuatro años de distancia. Se los comparto:

            Estoy harto de las mujeres, del trabajo, del baile, de mi familia, de cuidarme, en general, estoy harto de mi vida. Sólo quiero dormir, y no despertar jamás; habitar en un mundo de sueños e ideales, en dónde las mujeres no sean excepcionalmente difíciles, en dónde los valores signifiquen algo y no sólo sean un mito. Vivir en un lugar sin juegos tontos y sin sentido, porque quiero que las personas digan lo que sienten y actúen congruentemente a esos sentimientos, en donde éstos últimos sean más valiosos que las poses sociales, en dónde todos puedan ser como quieren ser, decir lo que piensan y actuar de acuerdo a sus convicciones y/o creencias.

            Quiero un mundo que me acepte como soy, y no uno que me intenta cambiar en cualquier oportunidad. Sólo quiero ser yo y que me dejen tranquilo, si no me pueden aceptar tal cual soy ¡Déjenme en paz! Prefiero una soledad honesta a una compañía destructiva. Si no me soportan, díganmelo; y, si me quieren, también exprésenlo.

            Por una vez en la vida quiero sentirme pleno y, si no ayudan, ¡entonces no estorben! Ya me canse de ser lo que los demás quieren que sea, ¡Todos se pueden ir al demonio y dejarme solo!, así me pudriré con mis ideas y convicciones. Si soy el único que respeto y creo en mis valores, pues es justo que sólo yo me quede con ellos.

            Ya no soporto este mundo de actores, de personajes, de caricaturas humanas de las cuales estoy rodeado. Quiero a alguien leal y honesta, que valore al humano que hay en mí, en vez de la pose o de lo que puedo ofrecerle económicamente.

            Ya me canse de protegerme de todos, sólo quiero ser yo y estar en paz: acompañado si es que alguien nació para mí o, en caso de no ser así, solo.

            Ya no quiero seguir a marchas forzadas, sólo quiero fluir con la vida a un lugar tranquilo y sin presiones; quiero ser libre y salirme de esta fila que no lleva a ningún lado, quiero dejar de ser cobarde y ser solamente yo, sin la opinión influyente de nadie más.

            Quiero aislarme, no quiero ver a nadie más, no quiero estar con nadie que no quiera estar conmigo. Prefiero la soledad, quiero escucharme a mí y sólo a mí. Ya no voy escuchar idioteces de seres que no tienen ni idea de lo que hacen con su vida y que, por lo mismo, carecen de autoridad moral para aconsejar al respecto.

Mis perras son seres auténticos, y eso que no tienen “consciencia”, nos jactamos de ser los únicos seres vivos con “consciencia” y ¿para qué nos sirve? ¿Somos mejores? ¿Somos congruentes? ¿Somos lógicos? ¡No somos nada de eso!, cualquier criatura “salvaje” (como nos atrevemos a calificar) es más lógica, congruente y mejor que nosotros.

Si existe la reencarnación, me gustaría ser perro, pero en un mundo sin humanos, los cuales destruyen todo lo que tocan, incluyéndonos a nosotros mismos como raza.


(28 de Abril del 2008)

Puf, como pueden ver creo que estaba un “poco” enojado, por la forma de expresar, pero en el fondo sigo creyendo en casi todo eso que escribí de manera tan auténtica. Creo que refleja auténticamente el sentimiento Misántropo que vive en mí y que ya refleje en un ensayo anterior. Lo único que es distinto es que he comprendido que el mundo no va a cambiar, así que tuve que cambiarme a mí mismo para tener una existencia más plena y tranquila.


Hebert Gutiérrez Morales

2 comentarios:

varelad1 dijo...

Puf, pues sí está bastante fuerte y bastante misántropo, pero efectivamente bastante auténtico y además muy bien escrito (o al menos muy bien revisado el estilo para suavizar lo de las groserías).
Creo que todos (o muchos) de nosotros hemos tenido momentos y pensamientos similares, sin embargo, no tenemos el valor, o la capacidad literaria para expresarlos tan bien como tú lo hiciste hace 3 años.
Felicidades Hebert por tu autenticidad y por tu capacidad de transmitir mensajes tan claros y tan ciertos. Todos, en distintos momentos de nuestras vidas, somos invariablemente misántropos.
Otro abrazo.

Qcho dijo...

Mi estimado Heberto:
Adaptarnos o morir en el intento, como quien dijera, si no puedes con ellos úneteles.
Vaya sorpresa me dio leer esto, sí que estabas molesto con el mundo y con la mayoría de los seres que lo habitan, hablo un poco en pasado, pues de algún modo pienso que has logrado mimetizar esa misantropía con lo que te rodea. Aunque te sigan dando ganas de aniquilar a la humanidad.
Más o menos en ese tiempo fue cuando te conocí y no me imaginaba que te sintieras así, por lo que no terminas de conocer a una persona, a pesar de que estés con ella día o noche, pero bueno paso mucho tiempo para volverte a saludar.
Bueno, aquí seguimos mi estimado Heberto!