sábado, 14 de abril de 2012

Los Juegos del Hambre (Hunger Games)

«De entre todas las criaturas los humanos son las más detestables, pues son las únicas que infligen dolor por entretenimiento, sabiendo que están causando dolor». – Mark Twain


            Con la edad, me he vuelto intolerante hacia muchas cosas, ya que aprendí a identificar las prioridades a través de mi personalidad. También se puede decir que me enfoco en lo ya conocido y me cierro a las cosas nuevas, fortaleciendo mis prejuicios.

            No quería ver “Los Juegos del Hambre”, ya que tenía la impresión (después de leer la sinopsis) que era un “Refrito” de la película ochentera “The Running Man” protagonizada por Arnold Schwarzenegger y María Conchita Alonso.

            No podía estar más equivocado.

            Hay una frase que me encanta de Robert Fisher “Cuando aprendas a aceptar, en vez de esperar, te llevaras menos decepciones” y me fascina que constantemente compruebo su veracidad. Obviamente no fui a verla por voluntad propia, de hecho, fui sonsacado por una amiga que se especializa en hacerme ver películas que no me atraen, así que no esperaba NADA del filme, y me alegro, porque eso me permitió disfrutar sin ninguna expectativa.

            Salí del cine con un gran sabor de boca, pero nada especial. Sin embargo, al día siguiente, no podía sacármela de la cabeza y, por alguna razón que no puedo clarificar, seguía conmovido, mantenía ese sentimiento de calidez en mi pecho y una idea “hambrienta” en mi cabeza, así que no había salida: tenía que dedicarle un escrito. Esto me hizo regresar dos días después y volverla a ver, algo que no había hecho en muchos años, y nuevamente me fascinó.

            Advierto que, a partir de este punto, vienen muchos “Spoilers” así que si no la han visto, háganlo y después pueden leer con calma este ensayo.

            Lo primero que me llamó la atención fue la protagonista (Jennifer Lawrence), muy bonita PERO no la Barbie estereotipada que Hollywood acostumbra. Me pareció una belleza más terrenal, muy distante a esas “Diosas de la perfección” tan lejanas de mi realidad, por lo que resultó fácil que me enganchara a ella.

            A pesar de ser una obra ficticia, no por ello deja de mostrar la realidad que vivimos. La primera analogía que capté de la historia es el sometimiento de los doce Distritos por parte del Capitolio, igual que pasa con círculos del poder que nos tienen bien adoctrinados en este mundo y aún agradecemos por su “generosidad”, sabemos que estamos jodidos pero ninguno de nosotros se atreve a oponer resistencia.

            Este adoctrinamiento se nota al momento de elegir Tributos, cuando todos los jóvenes utilizan sus mejores prendas y se presentan de manera impecable, ¡a pesar de que son elegidos para morir! Al igual que las mafias que gobiernan al mundo: Nos desgracian la existencia ¡Y estamos agradecidos y ávidos porque lo hagan! Ejemplos sobran: La creciente dependencia a los avances tecnológicos, las drogas, la Televisión, el Internet, el consumismo y demás. Todo eso NO es necesario para vivir y, viéndolo de manera fría, nos va reduciendo la calidad de vida con la dependencia que tenemos, misma que permite que nos controlen a su antojo.

            Me encantó el diálogo entre Katniss y Gale, cuando él le dice: “Imagínate que nadie viera los Juegos del Hambre, sin duda estos desaparecerían” y es muy cierto. Muchas personas se quejan de tanta violencia, tanta pornografía y, en general, tanta basura en los medios de comunicación, pero ¿saben qué? Mientras la gente la consuma, ¡va a proliferar! y lo mismo pasa con la comida chatarra, los políticos chatarra, la educación chatarra, personas chatarra y tantas banalidades inútiles que se producen en el artificial mundo humano: cuando se dejen de consumir, se dejaran de producir.

            Cuando Katniss se ofreció en lugar de Primrose como Tributo, y piden un aplauso para ella, me encantó la reacción de los demás: le hicieron una especie de saludo honorable en reconocimiento a su valentía y lealtad.

            El breve papel de Cinna (interpretado por Lenny Kravitz) fue sobresaliente, es alguien que te inspira confianza y mucho respeto. En la presentación de los Tributos queda patente que la apariencia es fundamental en un mundo tan visual, la actitud que tomes y lo que la gente percibe de ti. Como escribí en otra ocasión: “Verte bien no te hace un mejor o peor humano, pero sí invita a los demás a averiguar qué tipo de persona eres" y eso es muy cierto en un lugar en donde la apariencia es lo primero que se valora.

“No quiero que me cambien. No quiero ser una pieza más en su juego, Quiero demostrarles que no les pertenezco” – Peeta Mellark

Otro momento que me pareció sobresaliente es cuando Katniss le pide a Peeta que muestre su fuerza antes los Distritos 1 y 2, ya que “Te están viendo como comida”. No vivimos en un cuento de hadas, el humano es como cualquier animal: Cuando huele sangre, va tras de ella. Si alguien te percibe como carne de cañón, ¡estás perdido!

En las muestras de habilidades, cuando Katniss ensarta la manzana de la trompa del cerdo, también es un buen mensaje: Nadie te va a dar respeto de buenas a primeras, debes ganártelo y de manera decidida. Aunque no se diga abiertamente, la gente timorata da hueva, es la gente cabrona la que resulta interesante y atractiva (ojo, por gente cabrona me refiero a decidida y segura, no a gente desleal y/o traicionera)

Hablando un poco de la estética tan estrafalaria de los habitantes del Capitolio, es otra crítica al mundo actual, en donde la gente pudiente, en aras de mostrar su valía se adorna en exceso con tanta tontería que resultan ridículos (a veces en accesorios, a veces en poses). Haymitch y Cinna eran las excepciones, ya que estaban cuidados pero no perdían naturalidad en su apariencia. Menos es más: la naturalidad de los Tributos, al carecer de tanto artilugio, era más elegante y agradable que la parafernalia del resto, los cuales se veían mal al estar disfrazados de cosas que no eran.

Las clasificaciones de los Tributos (en donde Cato consiguió 10, Rue 7, Marvel 9, Thresh 10, Peeta 8 y Katniss 11) es otra muestra de que nos encanta calificar y clasificar a los demás entre mejores y peores, a pesar de que algunos seamos hábiles para ciertas cosas e inútiles para otras, nos encanta compararnos con el resto, ya que ganas o pierdes status.

Es innegable que todos somos iguales: sangramos, defecamos, comemos, dormimos, lloramos, reímos, etc. Sin embargo, aunque pocos lo admitirán abiertamente, somos muy dados a sentirnos “superiores a” o “inferiores a”, casi nunca decimos “soy igual a” o “parecido a”. ¿Por qué menciono esto? Oí comentarios que decían “¿Pero cómo los ricos juegan con los marginados?” Sin embargo, perfectamente alguien podría tomar indígenas de Oaxaca, Chiapas o Veracruz, ponerlos en una arena para que peleen hasta la muerte y nadie se escandalizaría “porque los espectadores no los consideran de la misma calidad humana que ellos” y el rating sería alto.

Otro personaje que me encantó fue el de Haymitch (interpretado por Woody Harrelson), al inicio no pasa de un simple borrachín en busca de una muerte etílica lenta, cansado de una existencia vacua. Sin embargo, se va convirtiendo en un gran mentor, lleno de la sabiduría del que se ha hundido en la porquería y entiende su funcionamiento, lo cual le sirve para orientar a sus pupilos y apoyarlos, aún a lo lejos.

            Es justamente a Haymitch quien atestiguó una de los momentos más reveladores pero disfrazado por un halo de irrelevancia: Una pareja le regala una espada de juguete a su hijo y éste, emocionado, juega a matar a su hermana, emulando los Juegos del Hambre y encontrando aprobación en la risa de los padres. Como espectador  percibes lo decadente de la escena pero, no tiene nada de ficticio porque, esa misma corrupción es la que se inculca a los infantes desde el inicio de la (mal llamada) Civilización.

“No se me permite apostar pero, en caso de que pudiera, lo haría por ti” – Cinna a Katniss

            Valentía no es carecer de miedo, sino enfrentarse a él. La escena entre Katniss y Cinna antes de que ingrese a la Arena, es magistral porque, aun sabiéndose capaz de sobrevivir, el enfrentarse a una posible muerte hace palpable el miedo de ella, de hecho no es necesario dialogo alguno, el evidente y vívido sentimiento de terror que la invade resulta conmovedor y empatizas con ella.

            La cuenta regresiva, cuando todos están en sus tubos de salida, resulta muy intensa y estresante. ¿Qué vas a hacer? ¿Huir o arriesgarte a que te maten por un kit de Superviviencia?  Todo esto mientras se ven los unos a los otros, una gran escena en verdad. En toda esa masacre, Clove le dio dos regalos a Katniss: evito su muerte y le proporcionó un cuchillo muy útil para sobrevivir y ¡todo por intentar matarla! No cabe duda que los obsequios de la vida vienen envueltos en las crisis.

La unión entre los Distritos 1 y 2 para matar a la “Chica en llamas”, que había ganado mucha atención, también nos demuestra otra faceta humana: basta que uno brille para que el resto quiera tumbarte. Es cuando el resplandor propio molesta a almas mezquinas que no pueden soportarlo.

            Hay ocasiones en donde un “¡Gracias!” con auténtica gratitud dice más que un discurso completo. Esto paso cuando la protagonista recibió el ungüento para curar su herida en la pierna, la intensidad que nos regala en una única palabra te transmite su profundo agradecimiento.

            He oído algunos comentarios que dicen “¿Pero cómo podrías matar de buenas a primeras a tu semejante?” En realidad eso no me escandalizó, ya que tengo la seguridad que en una situación de matar o morir, cualquier ser humano es capaz de asesinar a otro, sin importar género, origen o edad. No puedo decir que así era nuestra naturaleza en un inicio porque (supongo) sólo matábamos para alimentarnos o defendernos. Sin embargo, desde el comienzo de la mal llamada “Civilización” y el concepto de “Poder”, es cuando el homínido ha tornado su esencia violenta y, aunque algunos quieran creer lo contrario, no hemos cambiado en milenios.

            La breve vínculo entre Rue y Katniss es muy tierno y un bálsamo en un ambiente en dónde te debes cuidar de todos. Tener una amistad verdadera en un mundo de apariencias es invaluable. La manera en la que la pequeña la ayudo, el alimento que recibió como agradecimiento, los cuidados y cariños mutuos propiciaron, en un momento fugaz, una atmosfera muy bonita de profunda amistad fraternal.
Rue: Mi hija adoptiva

            Agradezco haber ido a solas la segunda vez, ya que pude llorar a mis anchas la muerte de Rue. Esta chiquilla robó mi corazón con su candidez, sus expresiones tan dulces y tiernas, tal vez por eso mismo (y por su físico) la llegue a tomar como mi hija inconscientemente. Por eso me dolió de sobremanera su asesinato.

            Y sólo el inicio, porque la reacción de Katniss, la canción de despedida que le regala, las flores como ofrenda y su llanto tan devastador. Todo esto culmina con el mensaje tan profundo que envía la Señorita Everdeen a los del Distrito 11, con su saludo tan honorable, respetuoso y sentido; mismo que provocó la respuesta que ella, aunque no lo ve, sabe que está recibiendo. Para mí, todo este pasaje (la amistad de ambas, la muerte de Rue y su ceremonia luctuosa) es lo más intenso de todo el filme y, a pesar del triste final, mi parte favorita de la película.

            Cuando se reencuentran los del Distrito Doce hay dos hechos que me llamaron la atención: Primero, la cara de Katniss cuando recibe la sopa y lee el mensaje, ¡es maravillosa! Segundo, a pesar de que ella aprecia a Peeta, mas no lo ama, entiende y recuerda el consejo de Haymitch, así que empieza a fingir un amor en vías de salvarse como equipo y, de paso, darle ánimos de sobrevivir su compañero. Es triste, pero cierto, en la vida hay ocasiones en la que debes pretender ser alguien o sentir algo para salir avante, hasta almas auténticas como la de ella caen en esa trampa de la sociedad humana. Sin embargo, tarde o temprano, tendrás que pagar la factura de estas acciones.

            “En esta ocasión te voy a dejar vivir #12, por Rue” - Thresh

            El hecho de que metieran a los animales predadores o, antes, cuando iniciaron el incendio para regresar a Katniss, sólo deja patente lo que pasa en el mundo. La mayoría dicen que actúan por un bien común, cuando en realidad lo hacen para satisfacer fines propios, sin importar que eso no sea generalizado o éticamente correcto. Un claro ejemplo de esto se ven en los círculos del poder: en el discurso dicen que ven por tus intereses, pero las acciones dicen algo muy distinto.

            El dialogo final de Cato demuestra que él entendió, aunque sea al final, la manipulación del párrafo anterior: “Ya estoy muerto, era así desde el comienzo, ¿cierto?” Al entender que él no era el elegido para ganar, sino la pareja del Distrito 12, fue que no mató a Peeta, de alguna manera él quería contribuir a ese “Final feliz”.

Cuando les anuncian que restituyen la regla de un solo ganador es un momento de tensión: “¿Qué van a hacer? ¿Se van a atacar el uno al otro?” es lo que pensaba. La inteligencia de la Srita. Everdeen, con algo de influencia de Gale, sale a relucir y los evidencia al amagar con dejarlos sin ganador. Ciertamente si ella hubiera matado a Peeta, todos la hubieran festejado y el juego se hubiese perpetuado. Si se hubieran quedado sin ganador el juego se hubiera fastidiado, y por eso mismo los detuvieron: no porque valoraran sus vidas, sino para que no echaran a perder su entretenimiento. A veces basta la acción valiente (e inteligente) de un individuo, en el momento oportuno, para evidenciar la corrupción de todo un sistema.

La Esperanza es lo único más fuerte que el miedo” – Presidente Snow

Y continuando con el entretenimiento, en vez de echarles en la cara lo decadente de su sociedad y de sus Juegos, Katniss tuvo que continuar la farsa del amor a Peeta para justificar sus acciones y salvar (temporalmente) el pellejo. A todo el mundo le gustan las historias de amor, pero a nadie le gusta que le digan verdades en su cara.

Aunque queramos mantener que la sociedad actual no está tan degradada como la del filme, ¿Qué opinan del gran auge que tienen eventos violentos que nos dan entretenimiento? Por ejemplo las peleas de la UFC, el Box, las peleas de Gallos, las corridas de Toros, las peleas de Perros, los Vídeos Snuff y otras tantas actividades clandestinas que no son tan conocidas. Creemos que somos mejores que esa historia pero en realidad, si todavía hubiera peleas con gladiadores y leones en el Coliseo Romano, estoy seguro que tendrían gran éxito.

            Al final pude identificar el sentimiento que lleve conmigo la primera vez, era la incertidumbre de Katniss por su evidente amor por Gale y por el creciente cariño por Peeta, a pesar de que éste no entiende que muchas acciones fueron en pro de salvarles y ella no sabe cómo decirle la verdad. Ese punto que llega cuando, por más buena que sea la mentira, debes encarar la realidad.

            Me hubiera dado por bien servido si la historia hubiera acabado ahí, pero me he enterado que es parte una trilogía de libros, lo cual me despierta un sentimiento agridulce: por un lado puedo seguir disfrutando de las aventuras y fortaleza de Katniss y compañía pero, al mismo tiempo, eso es lo que me entristece, ya que existe la posibilidad que se prostituya una buena historia en pro de un mayor éxito económico.

            Al enterarme que va a haber continuación, entendí el ademán final del presidente Snow, ya que a las personas del poder no les gusta perder en su juego, y menos si los evidencian en el camino, así que vienen por venganza cual bestia herida.

            Voy a leer los libros, aunque me gustaría esperar hasta ver todas las películas, ya que las quiero disfrutar antes de ver que la historia escrita es superior (como suele suceder).

            Hebert Gutiérrez Morales

2 comentarios:

varelad1 dijo...

Hola Hebert,
Al leer tu ensayo pude percibir que tu capacidad analítica y literaria te hacen ser un buen crítico cinematográfico.
Hace mucho que no voy al cine y debo confesar que me interesó mucho la película al sentir tu entusiasmo hacia esta película.
Espero poder verla pronto.
Un abrazo y saludos,

Qcho dijo...

Mí estimado Heberto:
No recuerdo porque no pude disfrutar de dicha película en el cine, pero, si recuerdo muchos comentarios negativos sobre la misma, supongo que eso influyo mi deseo de mirarle, estoy en espera de poder encontrarla en la red con una mejor calidad para poder disfrutarla una tarde de sábado y descanso en casa.
Por lo que platicas en tu escrito resulta atractiva, espero que así se quede esta sensación…
La temática no parece tan distinta a muchas otras películas de supervivencia para el entretenimiento humano, lo cual, tampoco esta tan alejado de la realidad.
Espero poder verla pronto.