domingo, 15 de julio de 2012

The amazing Spider Man (El sorprendente Hombre Araña)


            Advertencia: Reconozco que, cuando escribo de Súper Héroes, mi objetividad decrece inversamente proporcional a la admiración o amor que tengo por el personaje en cuestión. Es difícil ser objetivo cuando uno ve sus sueños infantiles, con tanta felicidad e ilusión, reflejados en la pantalla grande. Una disculpa anticipada de parte del niño eufórico, el cual habita en mi interior, que escribe este ensayo y hará lo mejor que pueda en cuanto a objetividad.

            Mis súper héroes favoritos son los Hombres X y el Hombre Araña, sin embargo, al ver “The Amazing Spider Man” en el cine, no tenía pensado que iba a generar un ensayo al respecto y, felizmente, me equivoque. Tal vez esté estúpidamente feliz al escribir esto, porque soy fan de Spider Man desde los cinco años, pero ésta es una de las mejor películas de Súper Héroes que he visto.

            Al igual que muchos, no estaba del todo convencido que se hiciera un “Reboot”, no le encontraba la lógica que se reiniciara con la historia de Spider Man, sobre todo si consideramos que las películas anteriores (con Tobey Maguire, Kirsten Dunst y dirigidas por Sam Raimi), justificaban que se siguiera por esa línea. Sin embargo, después de ver esta versión, creo que fue una decisión estupenda, ya que se supera con creces a las antecesoras, lo cual me impresiono, porque no esperaba mucho del filme.

            Les recomiendo que, antes de que la vean, vayan al baño y eviten tomar mucho refresco ya que dura poco más de dos horas, que pasan desapercibidas por el argumento tan fluido e interesante y, por lo mismo, no vale la pena perderse ni un momento. Al terminar la misma, espérense a la primera parte de los créditos (un minuto a lo más) para que vean un pequeño avance de la secuela. Finalmente, como pasa normalmente cuando comento películas, si no la han visto no sigan leyendo, porque voy a destripar la historia.

            Esta gran obra es resultado de una gran dirección, una estupenda producción y actuaciones excepcionales. La química de Gwen Stacy (Emma Stone) y Peter Parker (Andrew Garfield), es tan intensa que trasciende la pantalla, la selección de dichos actores fue un gran acierto, ya que uno se siente bien de sólo verlos juntos. Todo el elenco fue el idóneo para cada personaje, lo cual manifiesta el gran trabajo de la producción.

Con una historia muy ad hoc a los tiempos modernos, con fuerza inusitada en personajes que antes eran muy débiles. Tanto los fans de los Comics como los que no los son, deben ver este film porque está muy bien hecho. El argumento está muy depurado de clichés clásicos en la Historia de Spidey; como mantener oculta su identidad todo el tiempo pero, en esta oportunidad, Gwen Stacy la conoce desde la primera oportunidad, su padre también descubre la doble identidad de Peter y, me parece, que la Tia May también sabe el secreto de su sobrino favorito.

            El maletín del papá de Peter fue muy enriquecedor para el argumento, así como lo fue el diálogo al respecto con el tío Ben. Mismo al que Peter reconoce como un gran padre sustituto o, de igual manera, cuando platican mientras le buscan arreglo al refrigerador. En ambos diálogos se nota también una gran química Padre e hijo, aunque no lo sean: bien se dice que Padre no es el que los tiene, sino el que los mantiene (y los educa). El tío Ben siempre ha sido una figura respetable, pero en este filme también le proporcionan mucha fuerza. Lo mismo pasa con la Tía May, su replanteamiento es otro hecho que se agradece, por una vez no la pintan como la viejita frágil, dependiente e inútil que siempre llena de preocupaciones al buen Spidey.

            En general estoy muy feliz que en este “Reboot” a los personajes se les dotó de mucha dignidad. Cuando fueron creados, en los años 60, se les dieron características “demasiado amables” (débiles dirán otros), como resultaban ser Peter, la tía May y el Tío Ben. Tal vez en esa época la gente era más ingenua, de mente más sana o, si lo quieren ver así, menos corrupta o maleada.

En esta versión se les proporcionó presencia que resulta poco común en estos caracteres, pero que los refresca mucho y el fan lo agradece. No es necesario que sean unos ñoños para que sean buenas personas, no se necesita causar lástima para conmover a la gente y ganar popularidad. Creo que eso fue lo que más me gustó: la dignificación de la historia de Spider Man y sus protagonistas, lo cual me encanta.

            Hablando de actualizaciones, lo que se hizo con Gwen es remarcable, ya que no es la clásica damisela en peligro en espera de su héroe arácnido. Ella es MUY importante en esta historia y, sin la rubia, Spidey no hubiera salido avante de la aventura. Gwen muestra fuerza, inteligencia y astucia, no es la chica tonta que no se da cuenta de nada y sólo se mete en problemas por su ineptitud y que todo el tiempo hay que estarla salvando. De hecho la novia de Spidey resulta más valiente que el protagonista, porque hace muchas proezas igual de peligrosas sin contar con poderes o una máscara que proteja su identidad.

            Algo que irremediablemente voy a disfrutar cada vez que reinicia la historia de Spidey, ya sea cine, animación o historieta, es cuando descubre sus poderes y acaba poniendo a Flash Thompson en su lugar, en venganza de tanto bullying previo. Pero en esta oportunidad, el Tío Ben hace gala de su civilidad y, a su vez, pone en su lugar a Peter con argumentos muy buenos.

            La banda sonora no será espectacular, pero me la voy a comprar porque me gustó la canción cuando Peter y Gwen quedan para salir. Uno de los momentos enternecedores y, no lo voy a negar, hasta envidia me dio cuando Peter se va muy feliz, incluso brincando, después de quedar con Gwen. El potente amor adolescente, el sentimiento tan intenso y tan puro que es difícil de igualar en otra época de la vida.

            Imposible no amar a Gwen. Cuando me hice aficionado a Spidey, fue en la época en la que ya no figuraba ella, sino Mary Jane Watson; pero también conocí la trágica historia de Gwen Stacy y su vínculo intenso con Peter Parker. Quien haya tenido la excelente idea de incluir a la bella rubia en la historia, merece un gran reconocimiento, porque fue un acierto excepcional. Emma Stone interpreta con maestría al primer gran amor de Spidey, en una versión más memorable que la de las Historietas.

            El detonante para la existencia de Spider Man, siempre será la muerte del tío Ben pero, en este hecho fundamental, el tratamiento fue distinto. Se manejó de una manera muy digna, se nota el dolor de la Tía May y el de Peter, pero no los pintan desamparados con su muerte. También se manejaron momentos con clase, como cuando Flash le va a dar el pésame a Peter, a pesar de la manera violenta en que éste reaccionó (producto de tanto acoso en el pasado).

            El tierno abrazo que Gwen le da a un Peter desencajado, de una manera cariñosa y auténtica te conmueve, y también entiendes la reacción de éste antes el inmenso dolor y resentimiento que siente con la partida de su tío. Ese sentimiento de ser el responsable indirecto de la muerte de su padre adoptivo, de no haber detenido al ladrón, de haber sido apático, de haberse peleado injustamente con el tío Ben echándole en cara algo que no era su culpa.

Ese siempre será el peor castigo y motivación de Spidey. Él no fue “bueno” desde el inicio, ya que se había comportado egoísta (como se suele ser en la adolescencia) con sus poderes. Fue necesario ese brutal golpe de la vida para que reaccionara y se hiciera un poco más consciente y maduro. En este mundo hay una regla muy dolorosa pero cierta: para ganar un poco de madurez, normalmente, hay que sacrificar un buen trozo de inocencia.

            Otro detalle que me gustó, como aficionado del Hombre Araña, es que se reincluyeran los “lanzatelarañas”. No voy a negar que fue buena idea, en la versión anterior, que las telarañas fuesen algo más biológico (saliendo de las muñecas de Spidey). Pero prefiero que desarrolle sus propios disparadores, por ese toque retro que el aficionado de Spidey agradece en silencio.

            Mis respetos para Andrew Garfield, cuando lo eligieron para el papel, creí que sólo había sido por lo esbelto y su rostro, pero se lució en su actuación. Esta nueva versión, se fortaleció mucho el carácter de Peter, dejando atrás al sobrino enfermizo bajo la maternal protección de la Tía May; luce más seguro porque no se abusó de la imagen del nerd que nadie respeta. Se dignificó mucho a Spidey, no sólo como el héroe perseguido e incomprendido; ahora tiene una personalidad más fuerte, más decidida, y se resalta más al dejarlo flacucho en vez de estar musculoso de buenas a primeras. Como fan admiro esa imagen de Peter y no extrañaré la visión del nerd perdedor que nos vendieron por décadas.

            La secuencia de escenas en donde descubre sus poderes, donde los prueba y donde se va a adaptando a ellos pasa de matices cómicos a enternecedores. Resultan tan empáticos que pareciera que uno mismo está brincando, escalando y balanceándote.

            Las peleas en los callejones, o la que se dio en el metro, deja de manifiesto algo en Spidey a diferencia de otros héroes: él es más local, es un héroe a nivel de cancha. Tal vez nunca lo vean salvando al mundo, pero sí a un bebé, un tren, una viejecilla o un camión. Spider Man es un héroe callejero con acciones que no impactaran a toda la humanidad, pero que lo hacen muy querido en su ciudad.

Cuando le llegó la inspiración de la máscara, se respetó el hecho de que fue en la Lucha libre, sin tener que involucrar a Peter en las mismas. Detalles de la historia clásica refrescados con nuevas tendencias.

            Todo aficionado añejo de Spider Man conoce el trágico destino de Gwen pero, de todo corazón, espero que lo cambien. Amo a Mary Jane Watson, pero es inevitable quedarse prendado de la única hija de la familia Stacy. Pero, viendo que se respetaron las muertes del tío Ben y el Capitán Stacy, creo que el destino de esta bella mujer está finiquitado (cuando aparezca el Duende Verde me va a empezar a dar mucha tristeza anticipada).

Dentro del Universo Marvel, J.J. Jameson no es mi personaje favorito, de hecho me fastidia bastante. Cuando Peter toma fotos de su encuentro con Lizard, pensé “Ahí viene la entrada del viejo Jonah”, ¡pero no! Dentro de todos los detalles que me encantaron de esta obra fue que no incluyeran al editor del Diario “El Clarín”; ha quedado demostrado que el Némesis mediático del Hombre Araña no es necesario para desarrollar una excelente historia, disfrute mucho que la campaña anti-Spider Man, que trae este editor en cada intervención, haya sido suprimida de esta versión.

            Stan Lee (co-creador de Spidey) casi siempre hace Cameos en las películas de Marvel y, el de esta ocasión, fue una auténtica delicia. La forma en que él está disfrutando de su música mientras, en el trasfondo, Spidey y Lizard están dándose con todo. Una escena cómica y de acción que no aporta nada a la historia PERO que se agradece mucho por las risas que te saca.

            Las dos escenas en las que participó un personaje secundario llamado Ray fueron conmovedoras. La primera cuando Spider Man rescató a su hijo en el puente: esa secuencia fue estupenda, tanto el diálogo con Jack (el niño), el que le diera la máscara y cómo lo rescató en el último momento; pero, sobretodo, la reacción de Ray cuando recibe a su niño con lágrimas en los ojos ante un conmovido Spidey.

            El otro momento memorable de Ray es cuando coordina a varias personas para facilitarle a un herido Hombre Araña su camino a Oscorp. Cuando se alinean plataformas, cuando cierran las calles, cuando la policía le indica el camino. Toda esa secuencia que ayuda a un aminorado Spidey es inspiradora y conmovedora, totalmente memorable.

            Algo que tampoco me esperaba de esta película es que me sacara lágrimas, lo cual logro (por lo menos) en cuatro ocasiones. La verdad es que el argumento está tan bien estructurado que hay espacio perfecto para momentos sentimentales.

            El hecho de que utilizaran a uno de los villanos Clásicos, como lo es Lizard (o El Lagarto), es muy inteligente, ya que la galería de villanos de Spidey es muy rica, y no siempre tienen que salir el Green Goblin o el Dr. Octopus. Con Lizard se hizo un gran trabajo, por lo cual ni falta hizo el Duende Verde. De hecho no quiero que salga el alter ego de Norman Osborn, no porque el Hombre Araña no lo pueda vencer, sino porque sé lo que su presencia significa para la novia de Peter, y es que yo quiero que la dejen en la historia por muchas películas o, de ser posible, para siempre.

            La trilogía anterior de Spider Man era muy necesaria para el éxito de la versión del 2012. Esas tres películas se hicieron muy apegadas a la historia clásica, lo cual agradece cualquier seguidor del universo Marvel. Sin ellas, esta nueva versión hubiera tenido algunas críticas por no respetar lo ya establecido. La libertad argumental que tuvo la nueva versión fue posible porque primero se hizo lo que se debía y ahora se exploraran nuevos horizontes al “jugar” con la historia, sin la añoranza de ver lo clásico.

            El diálogo del Capitán Stacy con Peter es imperdible, y la promesa que le saca respecto a su hija es totalmente comprensible, este mismo pasaje se complementa con lo que Gwen le dijo a Spidey mientras le curaba las heridas (Cuando le decía que ella veía a su papá salir sin la certeza de que siempre iba a regresar). Es totalmente comprensible la postura de ambos y, aunque uno está triste con la promesa de Peter (de dejar a Gwen fuera de esto), es lógico que uno se preocupe por el bienestar de sus seres queridos.

El detalle de los huevos orgánicos hacia el final de la película, fue una escena que me hizo llorar, fue un momento muy bello y con mucho significado sentimental, que nos demuestra la madurez que ha adquirido Peter, además del amor y respeto que muestra por su tía y el prójimo.

            En esa recta final, cuando Peter ve el signo de la Araña pintada en las calles, cuando ve la playera con su logo que lleva Flash Thompson (voy a conseguirme una de ésas), los muestras de afecto públicas que inevitablemente te reconfortan y te sacan una sonrisa.

            Cuando escuché el mensaje del Tío Ben cerca del final, significo el acabose, porque a esa altura ya estaba muy conmovido por todo lo que ha pasado. En ese punto me preguntaba en broma: “¿Vine a ver una película de Súper Héroes o un drama sentimental?” En realidad no me molesto en absoluto, al contrario, me encantó que le dieran ese enfoque sensible sin menguar en lo heroico. Creo que nunca había llorado tanto en un filme de este tipo.

            El cómo manejaron la promesa de Peter al Capitán Stacy también sale de lo común, de acuerdo al pasado, Peter no le hubiera podido decir nada a Gwen, ésta lo hubiera odiado y hubiera empezado a andar con Flash Thompson para el desconsuelo de Peter hasta que, mucho tiempo después todo hubiera salido a la luz y le hubiera causado mucho sufrimiento a nuestro protagonista.

            En esta versión, la inteligente hija del capitán Stacy, intuye lo que su Papá pensaba, acepta a regañadientes ese deseo pero no deja de amar a Peter, y éste se replantea que es más importante su felicidad que el miedo sobre el cual se hizo una promesa irracional, la cual no asegura el bienestar de su amor.

            Final sencillo y memorable, la maestra le dice en clase a Peter “No haga promesas que no puede cumplir Señor Parker” a lo que él le susurra a Gwen “Pero ésas son las que vale la pena hacer”, lo cual provoca la pícara sonrisa en la rubia (y en el público).

            Esas personas que tienen prejuicios contra los filmes de Súper Héroes le deberían dar una oportunidad a ésta. Marvel se ha estado superando en la calidad de sus películas, que de por sí eran buenas, ahora se están tornando excepcionales. Tanto The Avengers, X-Men First Class y The Amazing Spider Man han estado a otro nivel. A pesar de ser obras tan Hollywood (con Súper héroes, villanos, acción, American Dream, sentimentalismos y demás) no quita que sean de alta calidad.

            Como mencione al inicio, cuando veo películas de Súper héroes, me vuelvo un niño por un par de horas, y me emocionó como lo hacía en mi tierna infancia. Esta película que me hizo vibrar emocionalmente, lo hizo de manera distinta, ya que me sentí emocionado de una forma más adulta. Obvio llore, me alegre y entristecí como siempre hago con los buenos filmes, pero el argumento y planteamiento me resultaron distintos a lo normal. Es cierto que los protagonistas son adolescentes (por lo menos en el papel), la historia es políticamente correcta, está muy bien cuidada sin ser ñoña, cualquiera la puede disfrutar, pero siento que esta versión de Spidey es más adulta, sin tener que demostrarlo en el físico, pero sí en lo psicológico.

            Hebert Gutiérrez Morales

2 comentarios:

varelad1 dijo...

Hola Hebert,
Como ha sucedido con muchas películas en los últimos años, no la he visto y me encantaría hacerlo.
No soy tan fan como tú de los comics, pero definitivamente mi super héroe siempre fue Spiderman.
Espero en mis próximas vacaciones verla pronto aunque sea en mi blue ray y pantalla LCD para disfrutarla como estoy seguro que sucederá.
Saludos,

Qcho dijo...

Mí estimado Heberto:
Sin duda alguna una genial película yo la fui a ver dos veces al cine y me divertí mucho en cada una de esas ocasiones, para los que somos fans de los comics ciertamente fue bueno el que incluyeran a otros personajes, que dieran un giro a lo tradicional, a lo que era desconocido a nuestro querido trepa paredes.
En este buen fin la verdad quería aprovechar para comprarla, pero opte por la de los vengadores, la cual igual se al regale a mi hermano aprovechando que días atrás había pasado su cumpleaños.
Genial peli mi estimado… Mucho que comentar, pero lo mejor idea es volverla a disfrutar.