viernes, 6 de julio de 2012

Lecturas y conclusiones de las Elecciones presidenciales 2012


            Este ensayo se conforma de temas específicos sobre lo que nos dejaron las elecciones del pasado Domingo:

JVM y el PAN

Josefina Vázquez Mota (JVM a partir de este momento), tenía todo para ganar esta elección. No importaba que haya iniciado en segundo lugar de las preferencias, como en su momento lo hicieron Calderón y Fox, sólo tenía que evidenciar la ignorancia y corrupción de Enrique Peña Nieto (EPN a partir de este momento), así como la demencia y demagogia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO o el Peje, a partir de este momento). Sin embargo no supo mantenerse en contienda y careció de la fuerza para someter a sus adversarios, fue cuando empezó a perder ímpetu y, aunque al final repuntó, ya no fue suficiente para superar a AMLO o a EPN.

Independientemente que a JVM le faltó decisión para triunfar sobre los otros dos sujetos, creo que este país no está listo para tener una mujer presidenta: por un lado tenemos a una población femenina de las más misóginas del planeta y, por el otro, tenemos un machismo muy arraigado, que casi nadie expresa abiertamente pero que en esencia sigue vigente. A pesar de tener un 52% de población femenina, muchas mujeres (por cultura, por educación, por programación, por costumbre, etc.) son tan misóginas que superan ampliamente a muchos hombres. Muchas de ellas prefirieron votar por alguien “guapito”, lo cual evidencia el pobre desarrollo que tenemos.

Sin embargo, a veces uno se rascaba la cabeza con las “estrategias” de JVM. A un par de días de la elección anunció a Felipe Calderón y a Martha Sahagún para su gabinete, lo cual resultó un movimiento bastante estúpido. En realidad perdió más de lo que ganó con un anuncio tan fuera de lugar e inútil. La Sra. Sahagún es la esposa del expresidente panista Vicente Fox, el cual apoyó días antes a EPN. Por dignidad, JVM debió desvincularse de Fox y, en su lugar, propone a su esposa para el gabinete. En el caso de Calderón, me sostengo que su presidencia ha sido productiva, pero no era conveniente vincularse con él a estas alturas del partido por todos los ataques (justificados o no) que se efectuaron en su contra a lo largo de la campaña.

Además estaba apoyando a un gobierno que la abandono en su campaña, aunque moralmente fue lo correcto. Calderón se comportó excelente al no meter su cuchara ya que de haberlo hecho, y JVM hubiese ganado producto de esa ayuda, hoy el PAN estaría al nivel del PRI y eso es algo que no vale un Sexenio al frente del país.

Los abstencionistas

Una ironía en este país tan sui genéris, es que los que acaban definiendo la elección, son los que no votan, alrededor del 37% del electorado se abstuvo (más de 28 millones) y los pretextos sobran. Veamos las casillas especiales, muchos se quejan que sólo había boletas para 750 personas, y es que están planeadas para los que van de paso por ciertas ciudades, PERO muchos de los que se quedaron sin sufragar fue por desidia: llevan tiempo suficiente viviendo en su nuevo domicilio y fueron tan negligentes que nunca actualizaron sus datos con el IFE. De pronto se indignan porque se acabaron las boletas, pero deberían enojarse con ellos mismos por su irresponsabilidad, ya que hubieran tenido su voto asegurado en una casilla cerca de su casa.

Lo que pasó en las casillas especiales no es sorpresa, de hecho la gente debería recordar que en cada elección son las primeras que acaban. Si sé que no voy a poder votar en mi distrito y quiero hacerlo, pues no me voy a levantar tranquilamente a las 10AM del Domingo, desayunar rico e ir pausadamente a la casilla, como si me esperaran con boleta en mano (¡Ilusos!). Como les decía a unos amigos, yo me hubiera levantado desde las 6AM para hacer fila desde las 7AM y así asegurar mi voto, pero sé que el compromiso del mexicano con su país nunca alcanza para pequeños sacrificios (como si lo fueran a hacer cada Domingo). Esos ridículos que se quejaron, porque se acabaron las boletas, debieron informarse que sólo había 750 por casilla ¡y punto! No se hagan las víctimas porque los responsables de dicha situación fueron ustedes mismos.

Todos los que se quedaron en casa disfrutando de la Eurocopa o que pusieron de pretexto la lluvia para no ir a votar, no tienen el valor moral de quejarse. Si no pueden levantarse temprano, si un estúpido juego de fútbol es más importante que su voto o el mismo no amerita tomar un paraguas para ir a la casilla, creo que tampoco merecen un lugar mejor para vivir, pero sí se merecerán el futuro que les toque tanto colectiva como individualmente.

Obviamente esos 28 millones también se quejaran (como buenos mexicanos), pero seguirán sin hacer nada (como buenos mexicanos). Tenemos el país que merecemos gracias a la apatía que demostramos, y no sólo hablo de las votaciones, sino de cualquier esfuerzo necesario para mejorar este lugar. Es difícil sacar una nación adelante cuando se posee una población tan desangelada, derrotada, sometida, programada e ignorante. Todo el mundo quiere que el gobierno les resuelva sus problemas, pero nadie quiere hacer nada para resolverlos por sí mismo.

#YoSoy132

Después de la visita de EPN a la Ibero, en donde salió con “el rabo entre las patas”, surgió un movimiento no programado, auténtico y apartidista: #YoSoy132. Mismo que tomó mucha fuerza y se vislumbraba como una influencia determinante para las elecciones, pero no fue así. El problema surgió cuando se empezó a ligar algunos de sus dirigentes con AMLO, lo cual los fue desvirtuando y hasta se les clasifico como un movimiento Pro-Peje, lo cual les quitó credibilidad como un movimiento estudiantil auténtico (que estoy seguro que así nació, solo que el Peje se aprovechó de la situación).

Cuando las marchas anti-EPN se convirtieron en pro-AMLO, fue cuando la gente puso menos atención al movimiento, por considerárseles otro grupo de perredistas inconformes. Me encantaría que #YoSoy132 se mantenga vigente como medio de vigilancia y denuncia de las autoridades, para que éstas no actúen TAN impunemente (como es la costumbre de gobiernos Priístas).

Por cierto, EPN no va a poder hacerles nada (por el momento) a los integrantes más representativos de #YoSoy132, porque los convertiría en unos Mártires y él sería el primer sospechoso. A EPN le conviene que el movimiento vaya perdiendo fuerza y, como se le relaciono con el Peje, que ambos vayan desapareciendo paulatinamente. A EPN no le conviene tener otros mártires como los del ’68, y lo que necesita es un inicio de gobierno fuerte, esperanzador y sin escándalos que distraigan al público televidente, perdón, a la población mexicana.

AMLO y el PRD

El PRD debió asesorar mejor a AMLO ya que, sin hacer nada, fue creciendo como la espuma mientras destrozábamos a EPN en Internet y de boca en boca. Si su partido le hubiera inculcado algo de prudencia en sus discursos y debates, en donde proliferaron las incongruencias y disparates, TAL VEZ el movimiento que muchos hicimos para desvirtuarlo, hubiera carecido de fuerza y se hubiera consolidado como ganador de las elecciones encima de EPN. Si el Peje se hubiera mostrado más reservado y civilizado, hubiera considerado mi voto por él; sin embargo, como mostró todos sus desórdenes mentales, obviamente no me inspiró ninguna confianza.

Básicamente, al inicio de las campañas, el Peje no tenía chance alguno, apenas alcanzaba el 20% de preferencias, lo cual es loable porque alcanzó al final casi 32%. Le ayudaron las obscenas pifias de EPN, las cuales nos hicieron descalificarlo a más no poder e ignorar a AMLO. Ése era el momento en que JVM tenía que agarrar fuerza y no lo hizo. Entonces, como por arte de magia, el Peje empezó a ganar adeptos, al inicio no por convencimiento, sino por la desilusión de las opciones restantes.

Cuando la encuesta del periódico Reforma sólo mostraba un 4% de diferencia con EPN, a un mes de la elección, muchos nos hicimos conscientes que el monstruo (que dábamos por muerto hace seis años) había renacido de las cenizas y con una fuerza impresionante. Fue cuando muchos tornamos nuestros esfuerzos en desinflar al Peje y dejamos a un lado a EPN. Ironías de la vida: EPN nos distrajo para que AMLO tomase ímpetu, pero éste le devolvió el favor al mostrar sus defectos y devolverle mucha fuerza para que ganase la elección sin un fraude mayor (sólo los acostumbrados por el sistema priísta).

Tal vez el DF, con su zona conurbada, territorio ampliamente perredista, tengan la quinta parte de la población nacional, pero no es todo México. El PRD se dejó llevar por el espejismo del cierre de AMLO con millón y medio de personas en el Zócalo (o eso dicen ellos) y, tontamente creyeron que el DF es un reflejo de todo el país (obviamente una gran falacia). Y, ahora que menciono la Ciudad de México, me queda claro que el sol azteca va a gobernar ahí por MUCHO tiempo (basándome en el amplio margen con el que su candidato arrasó la elección local); el único capaz de arrebatarle algo será el PAN, pero el PRI no volverá a figurar en el DF en muchos sexenios.

El PRD ya no debería lanzar a AMLO en el 2018, puesto que en el inconsciente colectivo de la mayoría de los mexicanos, en los cuales me incluyo, está tatuada la idea de que es un peligro para México. A diferencia de Quadri, donde el problema no es él sino su partido, en el caso del PRD, el problema es el candidato. Sostengo que si el partido del Sol Azteca hubiese lanzado a Marcelo Ebrard en esta oportunidad, hubiera logrado una victoria sufrida y cerrada, pero triunfo a fin de cuentas; es más, yo hubiera votado por él al ver a JVM sin posibilidades al final de la campaña.

Sé que el PRD tiene que mantenerse en su postura de movimiento de Izquierda, rebelde, apoyando al pueblo, reaccionario y demás. Sin embargo creo que les ha salido el tiro por la culata y deberían ser más inteligentes al plantear sus posturas. Las actitudes subversivas y violentas que su candidato contagió a sus seguidores, y no sólo en el Facebook, se veían en las manifestaciones o en el propio día de la elección. No todos los perredistas, pero sí muchos, se tornaron agresivos, altaneros, soberbios y sarcásticos. Estas actitudes, queriéndolo o no, te provocan cierta repulsión hacia ese partido, ya que resulta incongruente que se pongan a descalificar instituciones que aspiran a dirigir. Si quieren tener chances en el 2018, van a tener que modificar sus actitudes, sin dejar de alzar la voz o denunciar lo que esté mal.

Como mencione en otro ensayo, los verdaderos dueños de este país (a los que les pagamos la renta) no iban a permitir que AMLO fuese presidente del mismo. Ni Estados Unidos, ni el FMI, ni Carlos Slim, ni la clase privilegiada de México estaban de acuerdo con el discurso del Peje. Y si hubiese ganado, a pesar de todos los fraudes realizados y los que faltaron por realizar, le hubieran tenido que leer las reglas del Juego para que se alineara. Pero siempre será más conveniente trabajar con alguien de tu sistema, que tener que cuadrar a alguien que no está del todo inmerso.

En términos generales el PRI ganó con pequeños fraudes, pero no tan alevosos ni grandes como en otras ocasiones; sé que los va a hacer, pero AMLO no tiene motivos para hacer un plantón o una megamarcha. Aunque es lo mismo que dije hace seis años, creo que este proceso marca la muerte política del Peje, tal vez consiga fácilmente la Gubernatura de Tabasco, una senaduría o la presidencia de su partido pero para presidente de la República ya está muy chamuscado, exhibido e inhabilitado.

Honestamente, para mi forma de ver la vida, yo debería ser partidario del PRD, PERO como no me gustan sus formas tan rudimentarias, agresivas o poco civilizadas, me es difícil aceptar a una caricatura de izquierda, así que me tengo que refugiar en el PAN. En un país como México, si el PRD fuese una izquierda inteligentemente planteada, arrasaría aún sobre las artimañas del PRI . . . . . ojalá llegue a ver ese día.

Las Redes Sociales, las elecciones y la “Revolución”

Me encanta que en las redes sociales piensan que lo ahí expresado es un reflejo fiel del mundo real. Como comente en una ocasión pasada, solo un 30% de los mexicanos tenemos acceso a Internet, no todos ellos con redes sociales ni todos mayores de edad. El padrón electoral está conformado por más de 70 millones. No estoy feliz con el triunfo de EPN, pero debo decir que resultan patéticas las muestras de impotencia de los seguidores del Peje, llamando a una revolución, denunciando un fraude masivo o indignándose por las clásicas artimañas del PRI.

La mayoría de los votantes del PAN y del PRD lo hicimos por convencimiento (al ser ciudadanos comunes), a diferencia de los del PRI que lo hicieron por otras causas. Además, la actitud de los simpatizantes de EPN al no postear nada ni salir a celebrar es entendible: con la radicalidad, violencia e intolerancia que despertaba su candidato, era obvio que nadie en su sano juicio iba a decir abiertamente que iba a votar por él, mucho menos en foros en donde era ampliamente despreciado.

Pueden postear todo lo que quieran en el Facebook o Twitter, tanto a favor del Peje como en contra de EPN. Ciertamente NUNCA ví a nadie que posteara algo a favor del priísta ni conocí a alguien que me dijera que fuese a votar por él con decisión, pero eso tiene una explicación: mucha gente era obligada a votar por él para mantener sus empleos, por eso se mantenían en silencio, pero la gran mayoría de los que votaron por él, ni siquiera tienen acceso a Internet, así que ignoramos su existencia (como normalmente se hace en este país), porque sólo son requeridos en las elecciones y después regresan a la miseria de vida a la que están acostumbrados.

El Facebook o el Twitter no representan a todo el electorado mexicano, el PRI tiene MUCHA experiencia acarreando votantes, extorsionando gente, comprando votos, amenazando a burócratas de sus administraciones, dando despensas y haciendo pequeños fraudes (a gran escala). NO estoy de acuerdo con ello, pero es una realidad nacional. Es ahí en dónde más relevancia y notoriedad toma el heroico triunfo de Vicente Fox en el año 2000 (dejando a un lado la calidad de su gobierno), porque no sólo venció al PRI, sino al Gobierno, a Televisa y a todo el sistema de aquel momento. El caso de Calderón fue distinto, ya que el PRI no figuraba tanto en el 2006.

Descontando las irregularidades del PRI, la manipulación de los medios o la ignorancia de los electores, lo que más me indignó fue el llamado de muchos mexicanos a la Revolución . . . . . desde el extranjero. Es muy fácil llamar a tomar las armas cuando estás en la seguridad de un país avanzado, con estabilidad social y alta calidad de vida, eso en verdad me pareció algo muy cobarde y desleal hacia el lugar que dicen querer. Sobre los mexicanos que sí viven acá y llamaron a una revolución, en verdad no me preocupa. El mexicano es tan apático que nunca será capaz de organizarse para un movimiento revolucionario. Si alguna vez se vuelve a dar un movimiento de insurrección en México, será desde las mismas altas esferas, ya que el pueblo mexicano está muy bien domado, sometido o programado para oponerse a su amo.

Al PRD también le resultó contraproducente a cantar el Fraude antes de la elección, porque sus (ya alterados) simpatizantes empezaron a divagar con una Revolución (que no le conviene al PRD porque, al final, también vive de este sistema corrupto). Ese tipo de ideas violentas y subversivas no ayudan a la democracia o desarrollo de un país, mismas que les ahuyentaron a varios potenciales votantes, por lo mismo hicimos oídos sordos a su proclamado “voto útil”. Cuando te lo piden para un movimiento que anticipadamente está cantando un fraude, se están poniendo agresivos y hasta insultantes, la verdad es que no dan muchos argumentos a su causa. El PRD debe ser inteligente en futuras contiendas, si ajustan levemente su discurso, acabaran arrasando en una nación llena de gente inconforme

EPN, el PRI y sus fraudes

EPN ganó con pequeños fraudes múltiples, pero no con uno grande a nivel sistema, aunque no dudo que estuviese preparado, sólo que no fue necesario. Los más de tres millones de votos de diferencia entre el PRI y PRD demuestran que hubo mucha gente que sí voto por EPN (sin importar a razón), con las trampas acostumbradas. Cualquiera que le quiera ganar al PRI debe hacerlo convincentemente para que sus tretas sean superadas con creces.

A parte de la extorsión laboral, el acarreo de gente, la compra de votos y todos los “avances” que el PRI ha desarrollado en esto de los fraudes (cada vez se vuelve más sofisticado, como la operación “carrusel” o el tomarle foto al voto), también hay que reconocer que gran parte de la diferencia se debe a la artera manipulación que Telerisa hizo a favor de EPN desde hace cinco años. Otra evidencia triste de nuestra sociedad tan manejable, tan poco letrada, tan apática, ignorante y sin memoria.

Felipe Calderón debió parte de su triunfo a una buena cantidad de votos priístas que recibió en el 2006. Ahora EPN le debe una parte del suyo a votos blanquiazules. No fueron pocos los panistas que me confesaron que, al notar que JVM la tenía difícil, iban a elegir al menor de dos males y preferían que ganar el candidato del PRI a que lo hiciera el caudillo del PRD. Es más, muchos no se iban a arriesgar a votar por JVM porque, en una de esas no era suficiente y el Peje ganase por limitado margen.

EPN  no es la persona más brillante que tendremos como Presidente, pero por lo menos no decía tantas incoherencias, tonterías o estupideces como las que expresaba el Peje. Básicamente los mexicanos elegimos entre un pendejo, ignorante y corrupto por un lado o un loco, megalómano y con todo el perfil de dictador por el otro, y ya sabemos quién ganó (yo vote por JVM por mi tranquilidad espiritual).

Si AMLO hubiese sido inteligente, y su hubiera mostrado más reservado, es factible que esos votos panistas los hubiera recibido él y no EPN, dándole una potencial victoria. Leí distintos mensajes en donde los perredistas exigían el “voto útil” a favor de su candidato, pero éste no ayudaba mucho a la causa. Si conociera el significado de la palabra Mesura otro gallo le hubiera cantado.

El PRI simplemente hizo lo que siempre hace elección a elección: jugar sucio. Tristemente ya no me sorprenden las artimañas que estos sujetos realizan, y perfeccionan, elección tras elección. Es más, si la votación hubiese sido más cerrada, no duden que hubieran metido mano para asegurar el triunfo de EPN pero no fue necesario realizar el Fraude mayor, con los pequeños y la amplia manipulación de los pasados cinco años, fue suficiente.

El Subdesarrollo mexicano

En esta elección se reflejó una visión bastante tercermundista del Mexicano: “Más vale malo por conocido que bueno por conocer”. Tengo muy buenos amigos que estaban plenamente convencidos del proyecto de AMLO y hacían proselitismo apasionado en favor de su Mesías, perdón, su candidato. A pesar de ello, a muchos millones, no nos dio confianza. Tal vez sí traía muchos cambios positivos (lo dudo honestamente), pero no se supo vender, aunado al recuerdo de sus desmanes de hace seis años, resultaba difícil su victoria contra el miedo generalizado de muchos electores. Ojalá lancen a Ebrard en el 2018 y que estas elecciones hayan significado el sepelio político de AMLO.

Como país seguimos pagando esa eterna inconformidad, inmadurez y estúpida actitud de esperar que alguien más resuelva nuestros problemas. La problemática nacional no es responsabilidad exclusiva de nuestros gobernantes, sino de cada uno de nosotros a todos los niveles, producto de una apática irresponsabilidad y cobardía que tenemos. Muchos no valoraron lo hecho por el gobierno de Calderón, que para mí hizo un buen trabajo; es más hasta el de Fox tuvo cosas buenas, tal vez no ayudó pero por lo menos no estorbó como muchos gobiernos priístas. Ahí vino la incapacidad de JVM, la cual no supo encausar y ensaltar los logros de los gobiernos panistas.

A pesar de ello, culturalmente, seguimos en espera de Quetzalcóatl, Pancho Villa, El Santo, Emiliano Zapata, Pedro Infante o Kalimán (entiéndase un héroe) que venga a resolvernos los problemas al instante.

La gran mayoría nos indignamos por las artimañas priístas, y es que es más fácil censurar ésas y procedemos a ignorar las que ya están muy arraigadas en nuestra cultura, a nivel de piso. Nadie se indigna por las acciones gandayas como robarse la luz, el cable, el Internet del vecino, entrar a lugares sin pagar, pasarse el alto, tirar la basura en la calle o maltratar a los animales; la gran mayoría no tiene cara para quejarse del PRI, porque es el partido que refleja fielmente la idiosincrasia mexicana de ”El que agandaya no batalla”, por eso el PRI lo seguirá haciendo en cada votación.

Esta elección ha demostrado, nuevamente, que el mexicano no tiene memoria, y un pueblo que no recuerda su historia, está condenado a repetirla hasta que, algún día, aprenda de ella. A pesar de solo doce años sin la dictadura perfecta, los traemos de vuelta o, otro ejemplo claro, seis años después de que el Peje mostró toda su megalomanía y demencia, estuvo a un tris de ganar. Por todo eso México está como esta: porque tropezamos con la misma piedra incontables veces.

El resultado de la elección no me sorprende: vivimos en un país donde la ignorancia está a flor de piel, producto de que, en promedio, el mexicano ve cuatro horas diarias de TV y lee medio libro al año. Ese mismo mexicano que vende seis años de su futuro por $500 o, algunas ya ni eso, simplemente porque el candidato “está bien guapo” pues vamos a seguir teniendo el gobierno y el país que merecemos.

EPN ganó por los métodos sucios, inmorales e ilegales que el PRI domina con maestría en cada elección. Tristemente también ganó porque muchas lo vieron guapo, aunado a la sobreexposición que Telerisa le proporciono desde hace cinco años.

El futuro

¿Qué nos esperan en el próximo sexenio? Tal vez volvamos a esos antiguos regímenes priístas con mucha intolerancia, demagogia y altas inflaciones o devaluaciones, todo esto producto de su obsceno manejo de la economía (quiero creer que esta opción es la menos probable). El PRI no puede darse el lujo de empezar mal el sexenio, porque nos tiene que demostrar que, como ellos proclaman a los cuatro vientos, “saben gobernar”.

EPN no va a tener las trabas con los que lidiaron los gobiernos panistas, ya que tendrá una mayoría relativa (mas no absoluta) en el Congreso, además del apoyo de más de 20 gobernadores de su partido a lo largo del país. Necesita un inicio de sexenio, sino espectacular, por lo menos productivo, para posicionarse en el inconsciente colectivo como un presidente legítimo.

EPN va a ponerse a trabajar, no porque sea un excelente y honesto gobernante, sino porque debe validarse como líder (aunque no lo sea), como presidente de un país en el que fue vapuleado, criticado, acosado, menospreciado, descalificado, nos reímos de él, fue repudiado; fue evidenciada su ignorancia, su elitismo, su vacuidad, etc. Creo que ningún candidato había sido tan golpeado, a excepción del propio Peje, aunque éste lo fue por sus incoherencias.

Creo que va a pasar algo parecido a lo que vivimos con el inicio de Salinas. En el 88, Carlos Salinas llegaba muy desprestigiado a la Presidencia, misma que arrebató a Cuauhtémoc Cárdenas con el mayor fraude electoral que ha visto este país (lo del Peje son pequeñeces), por lo mismo el orejón llegó con muy poco capital político que lo respaldara en el inicio de su mandato, esto ante una sociedad hostil y polarizada, por lo que tuvo que trabajar desde el inicio.

Tal vez pocos lo recuerden (o no lo quieran admitir), pero los primeros cinco años del gobierno salinista fueron MUY buenos (o parecían serlo), y eso que soy antipríista de hueso colorado. De hecho Salinas era tan popular que hasta se llegó a hablar de reelección por lo querido que le resultaba al pueblo mexicano. Obviamente no se podía re-elegir, pero iba enfiladisímo a la presidencia de la Organización Mundial de Comercio.

En lugar de pasar a la historia como el mejor presidente de México, se posiciono en la memoria del mexicano como uno de los peores, producto de la crisis que ocasionaron el alzamiento del EZLN, además de los asesinatos de J. F. Ruiz Massieu y L.D. Colosio. Todo eso pasó en el peor sexto año que algún presidente haya tenido, claro que Salinas recibió lo que mereció (y nos llevó en las espuelas) por todas sus decisiones económicas erróneas a favor de mantener su popularidad

EPN recibe un país sano, con unas reservas económicas jamás vistas en México (o sea que los priístas se van a servir con la cuchara grande sin que nos demos cuenta), además de que va a sacar al ejercito de las calles, para que paren las balaceras y sus cuates (los narcos) puedan ejercer el negocio en clandestinidad (por este último argumento muchos votaron por él ¿no?).

Esta actitud productiva va a durar los primeros cuatro años, siempre yendo de más a menos, ya que así aseguraría las elecciones federales del 2015. Una vez logrado esto, se pondría a robar de lo lindo en el último par de años de su mandato, aplicando El año de Hidalgo: Chingue su madre el que deje algo.

Sobrevivimos 70 años al PRI, podemos echarnos otros seis y recapacitar. Lo malo es que en el 2018 se va a necesitar un candidato congruente y carismático porque, si nos basamos en la inexistente memoria del mexicano, el PRI puede echarse otros 18 años en el poder antes de que lo volvamos a sacar de Los Pinos.

            Hebert Gutiérrez Morales.

4 comentarios:

Renata Ruiz Schmid dijo...

Hebert, me parece muy bien y real lo que escribas, y admito, que tienes razon a cerca de las casillas especiales, hasta cierto punto. si hay gente que por huevones no cambiaron a su direccion, pero tambien hay gente, que no cambia su ife por que quiere seguir siendo de michoacan, morelia, puebla etc. Yo no la cambie, por que no estaba segura que va a pasar con mi vida y cuando la quise cambiar en febrero de este año, me dijieron que ya no podia, por lo de las elecciones.
Lo que tu talvez no sabes de las casillas especiales, que la de aqui no abrio a la hora indicada y que estuvimos desde las 8 de la mañana y votamos a las 15 horas de la tarde, por que no lograron organizar la gente que estaba en casilla especial y local. yo me aguante estos 7 horas en fila y por fin vote... pero no es posible que eso pasa...
a cerca de las otras cosas estoy de acuerdo contigo... el problema principal del mexicano, y lo he dicho varias veces, es la falta del gen de la conciencia y la comodidad y la ignorancia... yo tampoco estuve de acuerdo como salieron las elecciones, pero no por eso voy a estar lamentandome... si no hay que darle una chance a EPN, y de ahi partir...y tienes toda la razon, que JVM no supo cuando "atacar" y usar las cosas a su favor... para mi perdio mucha fuerza y credibilidad despues de los debates, por que se bajo al nivel de los ataques y difamaciones...los del movimiento estudiantil es algo muy bueno, pero igual que tu, no estoy segura que es autentico o es manipulado por alguien... no estoy diciendo AMLO, pero parece que es alguien...
Pudiera seguir escribiendo horas... pero luego ya nadie lo va a leer, por flojera... =)
Te mando un beso, un abrazo y un saludo desde SLP...
Renata

Anónimo dijo...

Se habla de fraude, de tarjetas soriana, de amenazas laborales......pues para mi que somos mexacanos sin serlo, es decir mi dignidad y conciencia no se compra si de verdad amara a esta tierra a mi patria a mi familia; mas alla de aceptar un regalo que compre un voto esta el bienestar y futuro de mis seres queridos pero tan bajo caemos que gana la flojera de salir a votar o el aceptar compren mi desicion.....que pena !!!!!!
Esa tarjetita o cualquier otra forma de comprar votos nos sera facturada y cobrada diez veces mas,
Tenia esperanzas de que un cambio de conciencia se diera en Mexico pero el machismo las televisoras las pesimas campañas ignorantes candidatos absurdos movimientos la megacorrupcion en tofos los niveles pero sobretodo indiferencia permitieron que SIGAMOS SIENENDO UN PUEBLO

Anónimo dijo...

Siendo un pueblo pobre en muchos sentidos....
Bueno pues ahora a seguir adelante que cada quien tome su rol y trabaje por Mexico y para Mexico dejando a un lado los partidos politicos los colores resentimientos o preferencias....somos Mexicanos no priistas perredistas panisstas
Mc

Qcho dijo...

Mí estimado Heberto:
A 4 meses de las elecciones y ha 7 días de cambiar el gobierno de nuestro país, la expectativa está al 100 para todos aquellos que nos vimos involucrados de algún modo en estas elecciones.
Sabes fue un gobierno priísta el que me dio la oportunidad de laborar en un medio de comunicación y durante todos esos años mi primer punto de referencia fue… Soy un servidor público, jamás me sentí más o menos y me toco ver de cerca las elecciones para presidente municipal de Puebla y para las ya pasadas elecciones de gobernador, me toco oír las tretas que se arman, los votos que se compran tanto para un partido tricolor como para el partido azul, me toco ser dado de baja de mi trabajo a pesar de no ganar lo que debería ganar en mi puesto, me toco ser desechado y que mi remplazo por estar en una campaña azul ganara lo doble. Lo que entendí es que al final yo sabía que eso llegaría y que disfrute de mis años como servidor público, ahora dentro de otra institución gubernamental me pongo la camiseta con los colores que sea mientras produzca un beneficio a la sociedad.
Debo decir que yo igual vote por JVM y que tuve amigos muy involucrados en las campañas de EPN y AMLO, que de hecho con una de ellas que estuvo demasiado involucrada con EPN teníamos peleas de nuestras ideologías políticas y que ahora le hago en tono de burla que en que momento tomamos el puesto que nos corresponde, que no me importa ser su secretario particular. En el caso de AMLO en sus primeras elecciones me toco defenderlo de causas panistas, que lo crucificaban por sus ideas tan alocadas, pero que dentro de sus incoherencias resultaban útil para muchos mexicanos.
Pues ahora a esperar los nuevos sucesos en los que el país se someterá y que el cambio suceda por el bien de todos y que todos seamos participes de él.