sábado, 11 de mayo de 2013

Feministas y Feminazis


            Diariamente mando “La Frase del día” a mi lista de contactos personales. Recientemente salieron dos frases en donde se utilizaba la palabra “hombres” para definir a los “humanos”. Muchas personas tomaron literalmente la palabra “hombres” pensando que hablaba del género y no de la raza, así que me reclamaron por no incluir a las mujeres.

            Me sorprende lo limitados y programados que estamos a nivel social y cultural. Hemos llegado a tanta demagogia con el tema de hombres y mujeres que se ha acuñado un término que, para mí, es una auténtica pendejada: “Feminicido”.

            Resulta que recientemente se reconoció el “Feminicidio” como un crimen grave cuya pena es mayor que el asesinato de un hombre. ¿Desde cuándo la vida de una mujer es más valiosa que la de un hombre? Es igual de estúpido que decir que la vida de un gringo vale más que la de un mexicano, que la de un blanco vale más que la de un negro o que la de un heterosexual vale más que la de un homosexual. ¡Esas son auténticas pendejadas!

La mayor parte de mi educación recayó en mi madre, así que tengo fuertes bases feministas, pero se trata de buscar equidad, no darle atole con el dedo a todas esas “Feminazis” que desean someter al hombre porque éste las ha sometido a lo largo de la historia.

Las auténticas feministas buscan equidad con el género masculino. Las Feminazis buscan someternos. Las feministas saben que no se logra la equidad con el día internacional de la mujer o con que las penas de sus asesinatos sean mayores a las de los hombres. La equidad consiste en que todos seamos tratados con los mismos derechos y obligaciones, no en que una parte sea más importante que la otra. Las Feminazis quieren eso, revertir la tendencia y tomar el poder.

Por eso mismo, la gente está tan estupidizada con que se mencionen, muy al estilo de Fox “Damas y Caballeros, Niños y niñas, Ciudadanos y ciudadanas, Ingenieros e Ingenieras, bailarines y bailarinas, conductores y conductores, etc.” ¡Eso no es muestra de equidad! ¡Eso es demagogia!

Muchos piensan que la equidad es darles apoyo para madres solteras, apoyo para mujeres maltratadas, apoyo para mujeres micromepresarias. ¡Ésa es una manera de discriminación! A fin de cuentas es decirles que los padres solteros, los hombres maltratados y los micrompresarios son más capaces que sus contrapartes femeninas.

Al dar esas dádivas, es como limpiar un poco el alma y seguir con las actitudes de desigualdad “Al fin que ya les dimos sus limosnas (llamadas convenientemente ‘apoyos’) para que dejen de estar fregando con lo de la equidad”. Igualdad no son ‘apoyos’ a mujeres que minan su dignidad al calificarlas como inferiores, igualdad será una sociedad en donde dichos apoyos no existan, porque las condiciones están dadas para que todos tengan las mismas oportunidades, sin importar el género, raza, creencias, edad o tendencia sexual.

Esto se logra desde la casa, con la educación que se les dá de “mamar” a los niños. Eso no lo va a resolver el gobierno ni la ONU con su día internacional de la mujer ni ningún organismo internacional. Eso es cuestión cultural y en un par de generaciones podría quedar resuelto. Por eso sostengo que las principales promotoras del machismo en este país son las propias mujeres.

Les comparto este párrafo que mi hermosa hermana (Rosa Elena) publicó en Facebook en el demagógico “Día Internacional de la mujer”:

"...que se deje de reproducir un binomio misógino y heteronormativo en esta sociedad, que solo nos estereotipa y condena a un encasillamiento en el colectivo imaginario. Las feminidades y las masculinidades son construcciones sociales."
Taller Sociológico
No me envíes un mensaje... Quiero que las mujeres dejen de sufrir violencia sexual, sanitaria, institucional, laboral, mediática, económica, simbólica, obstétrica...No recuerdes mi día, ni mi semana, ni mi mes si no te comprometes a luchar activamente contra el patriarcado. No digas "Feliz día de la mujer" si no cuestionas tus privilegios ni luchas por la igualdad. ¡El sentido se construye, y la lucha es todos los días!


Ya para acabar, me gustaría decir que, a pesar de lo expresado sobre la equidad, hay algo que, por los menos para mí, no debe cambiar: la caballerosidad. Sé que hay argumentos que criticaran que el hombre le abra la puerta a la mujer, le tienda la mano para bajar del auto, le arrime la silla, le permita ordenar primero y demás muestras de educación. Tal vez sean anticuadas, retrogradas y desiguales pero, por lo menos para mí y mi educación, son detalles de galantería que se justifican ante una persona que nos hace mejores. Sólo es mi sentir.

Hebert Gutiérrez Morales.

3 comentarios:

miguel cañedo dijo...

He leído esto que has redactado, en este apartado considero solamente absurdas estas expresiones de "Feminidad" falsa, que solamente aumentan las falsas expectativas del genero "Débil" La igualdad que hoy se promueve y se exige es una falacia, porqué se habla de "avances" ¿Que avances hay?

Creo en la igualdad de todos como genero de humanidad, tenemos acceso a las mismas oportunidades, la cuestión es no callarse y siempre actuar de manera natural, hacer el bien, hacer lo correcto, hacer lo que nos gusta, hacer y dejar de "decir" pues nuestras acciones son las que modifican, los discursos se quedan ahí siempre elevados y magníficos, siempre elegantes pero distantes.

Naigabi dijo...

De acuerdo en casi todo. En cuanto a la caballerosidad, debo decir que no me molesta que un hombre me ceda el asiento, o abra la puerta para que yo pase, o pague la cena, siempre y cuando no se ofenda si es que le cedo el asiento, sostengo la puerta para que él pase, o pago la cena.

Cabrónidas dijo...

No me molesta que una mujer, indistintamente de su apariencia, me ceda el paso, el asiento, sostenga la puerta, pague la cena, me traiga las zapatillas, me prepare un baño, pase la escoba y limpie con asiduidad lo que yo ensucio, se gaste el dinero en mí, etc.