lunes, 8 de julio de 2013

Choque de Reyes (Canción de Hielo y Fuego II)

“Lord Varys, por extraño que parezca os he tomado cariño – Tyrion sonrió -. Aún es posible que os mate, peor lo lamentaré de verdad. –Consideraré eso como un cumplido – respondió Varys”. 

Sin duda alguna, “Juego de Tronos” fue una gran historia pero después de leer “Choque de Reyes”, me doy cuenta de que sólo puso los cimientos para disfrutar de la siguiente parte de esta saga. La segunda entrega de “Canción de Hielo y Fuego” supera por mucho a la primera, y no porque ésta haya carecido de calidad, sino porque la otra increíblemente la rebasó y por mucho.

Sin comentar todo el argumento, mismo que es extenso e interesante, voy a escribir sobre distintos momentos que me cautivaron a la largo de la lectura. Van a ser pocos, pero sí va a haber algunos spoilers, así que advertidos están si aún no leen el libro.

Cuando Daenerys conoció la historia de Ser Jorah, es conmovedora la compasión que ésta siente por su leal caballero y comprendió el por qué la protegía con tanto fervor. Es tanta la dedicación del viejo que hasta se me olvido el por qué Ser Jorah anda “cuidándole” las espaldas y, me hace preguntarme, ¿Se le habrá olvidado su misión original o en verdad ya le será fiel a la última heredera del clan Targaryen?

“¿Dices que no me amarán? ¿Y cuándo me han amado? ¿Cómo puedo perder algo que nunca he tenido?” – Stannis Baratheon

Uno de los caracteres nuevos que me cautivó fue Asha Greyjoy, misma que es una pícara y desgraciada. Sin duda alguna la hermana de Theon le sacó la sopa de una manera inteligente, aprovechándose del exceso de lascivia del calenturiento hermano, todo con una pequeña e “inocente” actuación. Por un lado me compadecía de la humillación de Theon, pero disfrute más la genialidad y colmillo de Asha.

Lo maravilloso de Martin es esa riqueza para generar personajes con los que te enganchas aunque no hayan aparecido en el primer Tomo. En esta ocasión me refiero a Davos, “El Caballero de la Cebolla”. Personaje que podría pasar por un gris perdedor pero, en realidad, es un carácter muy rico e interesante, con un código de honor que muchos caballeros quisieran, a pesar de ser un contrabandista reformado. Dejando a un lado su aparente debilidad, encuentra mucha fortaleza en su integridad y le habla a Stannis con toda la honestidad posible, lo cual le gana el aprecio del mismo. Tal vez no sea el más valiente o astuto pero, sin duda, maneja una sabiduría muy práctica que casi nadie nota por el repele que ocasiona en los demás.

Los diálogos e interacciones de Tyrion con Varys son una auténtica delicia. Un par de personajes con un ingenio supremo, mismo que compensa sus desventajas físicas. Ambos son peligrosos y astutos, por lo mismo, prevalece un vínculo de respeto, y hasta de cariño me atrevería a decir, pero no doy por descontado que a la primera oportunidad, uno podría acabar con el otro. Por el bien de la historia, espero que eso no pase y, de ser así, que sea hasta el final, para seguir disfrutando de la interacción de ambos señorones.

“Si le cortas la lengua a un hombre, no demuestras que estuviera mintiendo: demuestras que no quieres que el mundo oiga lo que puede decir” - Tyrion

No me extraña que Stannis no sea querido por su pueblo, porque a mí tampoco me agrada. A pesar de tener más honor y principios que un Tyrion o un Theon, me parece tan rígido que no podría engancharme con él. El mismo me pareció tan bruto como inoportuno cuando atacó a Renly, a pesar de salir avante gracias a las artimañas de Melissandre.

Tal vez por esa misma antipatía de Stannis, no me dolió su derrota en la batalla de Desembarco del Rey, por la carencia de elegancia, carisma, humanidad y humildad. Digo, Los Lannister son unos embusteros tramposos, pero por lo menos resultan más interesantes que Stannis. Es más, a pesar de sus fechorías, prefería a los Lannister como regentes de los Siete Reinos en lugar del propio Baratheon.

Estoy tratando de recordar algún personaje que me haya cautivado más que Tyrion Lannister y, hasta el momento, no recuerdo alguno que me haya enganchado como lo ha hecho el Gnomo. A pesar de ser un manipulador, inclemente y astuto barbaján, es imposible odiar a Tyrion, por todo su ingenio, su visión y la lealtad que mantiene a sus principios, siempre respetando su palabra y, desde su perspectiva, tratando de hacer justicia, sin cometer deslealtades innecesarias, sólo metiéndose con los de su propio calibre (iba a escribir tamaño, pero no aplica)

“Lord Varys, a veces me da la sensación de que sois el mejor amigo que tengo en Desembarco del Rey, y a veces, de que sois mi peor enemigo. – Qué curioso. A mí me pasa lo mismo con vos” – Diálogo entre Tyrion y Varys

El diálogo que mantiene Tyrion con Sansa, tras haberla salvado del castigo que le estaba propinando Joffrey, es magnífico. Le pregunta que es lo que quiere, a lo que ella responde (de manera conveniente) “Sólo quiero ser leal” a lo que el gnomo complementa “Y estar lejos de cualquier Lannister” y continua “No te culpo, a tu edad yo quería lo mismo”.

Ese diálogo me sacó lágrimas al captar la frustración de Tyrion al criarse en un nido de víboras. La desgracia personal del enano me llegó a lo más profundo, pero el haber nacido en esa familia lo hizo fuerte y astuto. Admire y quise a Tyrion como pocas veces he hecho con alguien, además de la empatía que muestra hacia Sansa, al haberla salvado del imbécil de Joffrey.

Siguiendo con el Gnomo, cuando admitió que se estaba enamorando de Shae, en verdad me conmovió y preocupó profundamente. ¿Por qué me consternó? Por un reflejo inconsciente personal, ya que cada vez que me he enamorado, el sufrimiento ha venido consigo, y creo que Tyrion ya ha tenido una vida difícil como para aunarle las vicisitudes del amor. Además, no nos engañemos, Shae es una prostituta y Tyrion un enano que paga por ella, no hay que ser genios para ver que esa relación no debería ser y, sin embargo, a Tyrion le vale un soberano pepino, porque en el corazón no se manda.

“Tenía ganas de reír. Tenía ganas de llorar. Sobre todo, tenía ganas de estar con Shae” - Tyrion

Así como al final del primer tomo, me sigue desconcertando la amabilidad con la que Sandor Clegane trata a Sansa, no sé si sea algo auténtico o algo malévolo pero, los detalles que muestra cada vez que interactúa con la princesa Stark, me resultan confusos para alguien tan violento como lo es el Perro de Joffrey. La escena en la que se despidieron me provocó algo de miedo al inicio y una sensación de ternura cuando el Perro partió.

De los cuatro Reyes que iniciaron el tomo, no esperaba que mataran a alguno, o por lo menos no tan pronto, dicha muerte me resultó sorpresiva y desconcertante, al igual que a sus hombres. Aunque en realidad, me vi más conmovido con la desgracia de Brienne misma que, al no ser agraciada físicamente, por fin pudo lograr su sueño al estar con el hombre que amaba; al final tuvo que verlo morir en sus brazos, además de soportar (injustamente) la culpa de ser la presunta asesina.

            Cuando Brienne le jura lealtad a Catelyn Stark fue un momento importante y profundo, sobre todo por la empatía y sabiduría de Catelyn al entender la desgracia y desesperación de la Caballero. Fue una escena muy bonita.

“Había rostros que no había visto nunca, y otros que conocía tan bien como el suyo propio pero, en aquel momento, todos le parecían igual de extraños. Los veía como si estuvieran muy lejos, como si siguiera sentado junto a la ventana de su dormitorio mirando hacia el patio, viéndolo todo sin formar parte de nada” – Bran Stark

            Acepto que hubo un punto de la historia en que me sentí atrapado por Theon, pero fue un solo capítulo. Aunque es intrépido y decidido, como Tyrion, hay una diferencia grande entre el heredero Greyjoy y el Gnomo Lannister: el honor. Tyrion cometerá muchas acciones amorales, pero nunca desleales y, muy a su manera, siempre intenta ser justo con la situación, algo que Theon no logró, ya que sus ambiciones desmedidas y su hambre por mostrarse como alguien importante, lo hicieron tomar decisiones egoístas y precipitadas.

            Theon es todo lo contrario a su hermana Asha, misma que comparte su ambición e ímpetu, pero con una visión y serenidad que su hermano jamás tendrá. Asha es toda una perra, lo cual le ha servido en el mundo de hombres en el cual se desenvuelve y es una heredera al trono de Pyke mucho más digna que su hermano.

            La incursión de Theon a Invernalia me pareció un acto despreciable, fuera de lugar y muy sucio. Esas mismas acciones ocasionaron la muerte de dos personajes que no eran tan importantes pero con los que ya me había encariñado.

“El mundo está lleno de gente que quiere ayuda. Ojalá algunas de esas personas juntaran el valor necesario para ayudarse a sí mismas” – Lord Mormont

            Cuando Sansa estaba orando en el Septo Supremo, antes de que iniciara la batalla entre Desembarco del Rey y Stannis, lo hacía por todos  sus seres queridos y por los que iban a morir en la batalla, pero cuando en sus oraciones aparecieron Tyrion y El Perro, fue un momento muy conmovedor y cálido, lo cual me llegó profundo, ya que ni Tyrion ni el Perro son de los más queridos en el Reino, pero se han portado muy bien con la princesa Stark.

            En dicha batalla, hubo un par de hechos que me encantaron: Primero, que El Perro tuviera miedo del fuego, fue algo impresionante que un hombre tan cruel y altanero fuese suficientemente humano para sentir miedo auténtico, tanto que lo llevo a negarse a seguir peleando.

            Ante la inesperada cobardía del Perro, la decisión de Tyrion es inusitada, y se avienta a encabezar la embestida “Si soy un mediohombre que sale a defender su causa ¿Qué hace eso de ustedes?” ¡Tómala barbón! Un golpe directo al ego que hace que los hombres lo sigan y peleen por él.

“Cuando me conozcáis mejor, veréis que siempre lo digo todo de veras. - ¿Hasta la mentiras? – Sobre todo las mentiras” – Dialogo entre Tyrion y Meñique

            Tyrion empieza a experimentar el éxtasis por la guerra que tantas veces le contó Jaime, y te emocionas al leer lo vivo que se siente combatiendo guerreros en el campo de batalla. Cuando sus hombres lo empiezan a vitorear de manera auténtica, es imposible no sentirse feliz por el Gnomo, mismo que ha sido despreciado a lo largo de la historia. El que sea reconocido, aunque sean cuestiones bélicas que no son su fuerte, aunado al hecho de que sea vitoreado y aplaudido, es algo que me hizo sentir muy bien por él, por un poco de justicia que merece alguien con ese carisma e ingenio.

            El diálogo que sostienen Catelyn Stark y Jaime Lannister en las Mazmorras de Aguasdulces es una delicia. Por un lado la desfachatez, egolatría y el cinismo de Jaime son impactantes, pero no lo puedes odiar por todo ese carisma que se carga. Es un ególatra que tiene con qué sostener lo que dice, a pesar de ser un desgraciado e infeliz, no lo pude detestar porque todo lo que dijo, desde su perspectiva, tenía razón, y es un tipo tan despreocupado que te acaba cayendo bien, a pesar de todos sus crímenes. Por el lado de Catelyn, cargaba un dolor profundo que no compartió con Lannister, sentimiento que matizo el diálogo con un tono especial, entre lo delicioso y lo cruel.

            Y ya que toque a Jaime, no cabe duda que él y Cersei son hermanos gemelos, ya que la Reina también es una bitch hecha y derecha, ambos son unos hijos de lachingada. Cersei también se expresa sus pensamientos con mucho cinismo y, aunque suenen crueles, tiene mucho de razón en ellos.

“Sí, he violado leyes pero, hasta esta noche, nunca me había sentido malvado” - Davos

Mucho de lo que expresa es amoral pero, dentro de su lógica, tienen mucho sentido, sobre todo en el mundo cruel en el que se desenvuelven. Obviamente ninguno de los gemelos tiene la brillantez de Tyrion pero, honestamente, también son personajes muy interesantes, que les gana la pasión y, por eso mismo, el Gnomo supera a ambos.

La que me sorprendió gratamente en este tomo fue Arya, cuya participación se está tornando muy emocionante, sobretodo su interacción con Jaqen H’ghar fue toda una sorpresa, además de que la intriga por la verdadera identidad de este personaje se revelará en el futuro (o por lo menos eso espero).

Tal vez ya me haya acostumbrado a la carismática personalidad de Jon Nieve, pero no lo encontré tan impresionante como en el primer tomo, aunque su travesía más allá del muro resultó algo estresante pero muy interesante. Tengo la impresión que “Fantasma” va a ser vital a partir de este momento. Jon siempre será un personaje muy rico, pero creo que su participación se vio algo limitada en este tomo por lo que, presiento, en “Tormenta de Espadas” debe tomar mucha fuerza.

“Había secretos que no se debían contar jamás, había vergüenzas que un hombre tenía que llevarse a la tumba” - Tyrion

La entrada de Jojen y Meera, han puesto interesante la participación de Bran en la saga, con la guía de los hermanos Reed, el heredero Stark está empezando a utilizar su tercer ojo y eso promete mucho para después, de entrada le ayudaron a salvar el pellejo de Theon y de Hediondo, dos personajes carentes de honor.

Por cierto, ya no puedo esperar para que Daenerys regrese a los siete Reinos con sus dragones y su Khalasaar, esto va a hacer que la situación se ponga tensa y aún más interesante al llegar la legítima heredera al trono.

            Creo que nunca entenderé a las mujeres, ni las reales ni las ficticias. ¿Qué pretendía hacer Catelyn Stark con El Matarreyes? ¿Por qué lo hizo? Me resultó algo tan sorpresivo, e inverosímil, como cuando atrapó a Tyrion para llevarlo con su Lysa. En fin, esperemos que su decisión sea acertada.

“Qué mujer tan bella – reflexionó mientras la veía alejarse. Rara vez había visto tanta elegancia y dignidad en una prostituta. Aunque, claro está, ella se consideraba más bien una especie de sacerdotisa. Puede que ahí resida el secreto. No se trata de qué hacemos, sino de por qué lo hacemos” - Tyrion

            Antes de concluir, debo confesar mi tristeza y alegría simultáneas. Por un lado me he enterado que la serie no consta de cinco, sino de siete libros, lo cual es maravilloso, porque tendré muchas más aventuras por leer. Lo malo de esto es que los tomos seis y siete aún no están listos.

            Esto es un problema por dos cuestiones: En primer lugar, al ritmo que pretendo leer, obviamente voy a acabar el quinto tomo en un par de meses (y eso que apenas voy a iniciar el tercero) por lo que voy a tener que esperar, por lo menos, un par de años para ver cómo concluye la saga. Por otro lado, me preocupa que debido al éxito de la serie en HBO, vayan a presionar al Autor para sacar los tomos a la brevedad, lo cual podría mermar la calidad de los mismos.

“Esto es una locura – pensó Tyrion -, pero prefiero la locura a la derrota. Porque la derrota lleva también a la muerte”

            Espero que sólo sean cavilaciones mías y que George R. R. Martín se tome el tiempo que crea necesario para concluir esta serie de manera magistral.

            Ahora me encamino a leer “Tormenta de Espadas” y continuar con esta épica historia que me tiene fascinado.

“Mientras ellos estuvieran ahí, Invernalia perduraría. No estaba muerta, solo rota. ‘Como yo – pensó Bran -; yo tampoco estoy muerto’ ”


           Hebert Gutiérrez Morales.

No hay comentarios: