viernes, 20 de junio de 2014

Eeee ¡PUTO! (dedicado a la FIFA)

            Vaya, dos escritos seguidos sobre el mundial, algo no anda bien con el mundo o, mejor dicho, con mi cabeza. Lo que me consuela es que ambos no hablan directamente del fútbol, sino lo que gira alrededor. Creo que estoy tomando una postura más de antropólogo del soccer: un visor más que un aficionado, aunque a veces me asalta la esencia de ese antiguo autómata pambolero que enterré hace años. En fin, me estoy enfocando más en aspectos culturales humanos que el juego en sí.

Hasta Obama se sintió ofendido
            Pero más que la cultura humana, ahora voy a hablar de la cultura mexicana. Ha quedado claro, en bastantes ensayos, que soy un crítico ácido con las actitudes nocivas, improductivas, gañanes, nacas o poco elegantes que dañan al país y su desarrollo. Me encantaría ver muchas de las acciones civilizadas y desarrolladas, del primer mundo en México, para ser un mejor lugar para vivir con ciudadanos a la altura.

            Ahora, a pesar de todo ello, hay aspectos que por más corrientes que puedan resultar, no puedo censurar, es más, son parte de mí y hasta siento la obligación de defenderlos. Por lo que, al final, parece que sí soy mexicano.
Hasta Ratzinger lo usa

            A media semana, después del empate de México con Brasil, empezaron a rondar noticias sobre una posible sanción al conjunto azteca, incluso se habló de descalificarlo, debido a que su afición insultaba al portero contrario al decirle “¡Puto!”

            Empecemos con una aclaración, en México no hay respeto por nada ni por nadie, no estoy diciéndolo como halago, de hecho ésa es la razón por la cual no hemos desarrollado todo el potencial como país. A pesar de ello, el grito no es un ataque personal contra ningún individuo o grupo de ellos, es más la expresión juguetona de desahogo y provocadora que un afán de insultar a alguien (a excepción del portero rival)

            El mexicano tiene esa cualidad que siempre le he admirado y la cual intento emular (y tal vez deberían copiarla en muchas partes del mundo), ante cualquier situación, ya sea favorable o desfavorable, sabe divertirse. Sólo que el humor nacional es muy “llevado”, inclusive pesado pero, por ridículo que se escuche, inofensivo.

La opinión de Blatter
            Ciertamente la palabra Puto tiene connotaciones homofóbicas, pero éste no es el caso del grito emitido por la afición azteca. En el caló mexicano la palabra Puto también significa “Cobarde”, ejemplos sobran: “¡Órale! No seas Puto y llégale a Juanita”, “El muy Puto huyó”, “Aviéntate del Bungee, ¿o acaso eres Puto?” Es más, estoy seguro que los mismos gays mexicanos no se sienten aludidos cada vez que alguien saca de meta y se emite el grito “eeeeeeeeeee ¡PUTO!”.

A mí no me ofendió la imagen H_H
            Ante esta actitud mustia de la FIFA, los organizadores del mundial y medios de comunicación extranjeros, han salido propuestas alternativas, como que la gente grite “eeeee ¡México!” ¿En serio? Como se notan que no nos conocen como mexicanos. Es más, creo que el gobierno se ofendió más de la foto de Thalia tapando su desnudez con la bandera que por el grito en el Mundial, aunque, la verdad, a mí no me ofende en nada la foto de Thalía (carita de pervertido ==> H_H)

Si la FIFA quiere esto, que espere sentada
            Habrá quien diga también “Bueno, si le quieren decir cobarde al portero ¿Por qué no lo dicen así?” A ver ¿Creen que tiene el mismo impacto decir “eeeeee ¡COBARDE!”  a decir “eeeeee ¡PUTO!” No tiene el mismo efecto ni fuerza ¿cierto?

            Lo que es peor, con todo este tema, la afición mexicana no va a cambiar, al contrario. Yo no me considero (tan) lacra como el mexicano promedio, y al leer los distintos reportes me indigne de que se metieran con nuestra identidad y cultura, al grado que de buena gana iría al estadio y gritaría con toda mi fuerza “eeeeee ¡PUTO!” Ahora, conociendo la naturaleza del mexicano, ¿en verdad creen que se van a contener?

Siento romperte el corazón Pluto
            Tal vez no lo entiendan, pero para la afición mexicana el gritar “eeee ¡PUTO!” es casi tan importante como cantar el Cielito Lindo o gritar el “¡Sí se puede!” inclusive, me atrevo a afirmar, es más importante que cantar el himno nacional.

            Me enoja ver notas mustias como la de que ESPN va a quitar el sonido ambiental cada vez que despeje el portero rival bajo el argumento que “No sabíamos qué decía la afición” ¡No mamen! Ahora resulta que creían que decían ¡Pluto! Ó ¡Bruto! Ó ¡Luto! O lo que ellos argumenten en su mustia defensa. Eso sólo va a ocasionar que caiga el rating de las transmisiones de dicho canal (se los firmo con sangre)

Fue demasiado para el Meta brasileño
            Recuerdo que en el Mundial de Alemania 2006, el último que me tocó como aficionado y del cual ví la totalidad de partidos, el grito de “¡Puto!” fue tan popular que lo empezaron a adaptar otras aficiones cuyo idioma no era el español, ¿La razón? Porque es divertido, es una manera de participar en el juego, de hacer sentir tu voz como aficionado. Cuando un extranjero te pregunta lo que significa y se lo explicas, su primera reacción es una carcajada, porque es un detalle ocurrente, porque el mexicano es creativo.

            Tal vez no esté bien, pero el mexicano es grosero por naturaleza, hay unos que basan su comunicación en puras groserías y habemos otros que las usamos sólo como recurso pero todos, y ahora sí lo afirmo con categoría, TODOS los mexicanos hemos dicho groserías y no sólo una, porque en un país como éste es imposible no desahogarte con mala palabra de vez en cuando al haber tantas razones para emitirlas. Es más, la palabra “Puto” es básica en mi léxico diario, y la utilizo para ciertas personas o situaciones que en verdad lo ameritan que, tristemente, son muchas y variadas a lo largo del día.
Una explicación soberbia

            FIFA podrá descalificar a México, podrá sancionarlo y podría hasta desafiliarlo (que no va a hacer ninguna de las últimas dos por ser una de las selecciones más rentables que tiene) y ni así va a lograr que la afición se calle algo que considera su derecho: gritarle Puto al portero rival. Es un gusto que no tiene igual, y lo afirmó así porque mis últimos años de pambolero todavía me tocó ejercer dicho grito y la verdad es muy divertido hacerlo.

Ahora resulta que no sabían
            Ahí está el punto, el mexicano lo hace por divertirse, no por ofender a nadie más que no sea el equipo rival. Pero, ahora que se han ofendido, es como echarle leña al fuego, porque lo van a decir con más ganas y, de ser posible lo van a hacer con más intensidad y en cualquier oportunidad.
 
            Para cerrar este punto, y por si quieren leer más sobre el tema, ya opine a profundidad de esta tendencia mustia de mostrarse civilizados ante situaciones que no lo ameritan en el enlace “La Mustia apariencia del Nito” y también expresé mi postura ante los gays en la liga “Ni GLS ni homofóbico”.

            Pasión positiva en las tribunas.
Otra explicación

            Recalco lo que expresé en el anterior escrito: no estoy viendo ningún partido, para empezar no tengo servicio de TV (lo activo en Septiembre por la NFL) y tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo.

            Sin embargo, sobre todo cuando voy a comer, he tenido la oportunidad de ver algunos pasajes y hace dos días ví algo que me conmovió mucho. En el previo del partido entre Chile y España se tocaron los himnos nacionales y ¡Qué barbaros los chilenos!

            Como es natural, me he cimbrado con mi himno nacional en algunas ocasiones; la única otra ocasión en la que me sorprendió un himno extranjero fue en mi primer partido de NFL. Pero ahora vi a los chilenos interpretar su himno y se me enchinó (aún más) la piel.

            Vi la pasión, la ilusión y  el amor que expresaban tanto aficionados como jugadores y me sentí muy conmovido, y creo que ése sentimiento lo compartió el entrenador chileno, porque vi cómo se le salían las lagrimillas de la emoción.

Igualito al Grinch
            Es ridículo cómo uno ve esas muestras de patriotismo en una cancha de fútbol y no las puede ver en el acontecer diario de un país (aunque tengo entendido que Chile es un ejemplo en Latinoamérica de civilidad). Ignorando el hecho del marco en el que se dio, la verdad es un espectáculo muy bonito ver a la gente demostrar una devoción tan profunda por su país.

            Memo Ochoa


            Admito que soy fácil y barato, por lo que me dejé comprar con una cemita de milanesa y quesillo, refresco y botana gratis (patrocinadas por nuestro Gerente) para ver el primer tiempo entre México y Brasil ¬_¬U, y como es la tradición mexicana dicta que “A la gorra, ni quien le corra”, me eche los primeros 45 minutos del encuentro.

            Aunque no vi la totalidad del partido, resaltó la actuación del portero Guillermo Ochoa, lo cual para mí no fue sorpresa alguna, porque recuerdo perfectamente sus cagadas, perdón, sus atajadas en innumerables ocasiones cuando jugaba el América contra el Cruz Azul.

            Ya no ví el segundo tiempo, pero leí que la actuación del arquero fue sobresaliente, dando por resultado una cantidad de Memes muy divertidos y que hicieron mi tarde de tantas risas que recolecte.
 
            En un país que casi siempre le ha tocado bailar con la más fea, en donde los gobernantes y los poderosos usualmente han traicionado al pueblo, es un ámbito en donde el hambre por héroes es grande, Memo Ochoa es recibido con laureles. Así que, por lo menos hasta el próximo juego, Paco Memo ha hecho gritar, ilusionarse y reír a todo un país. Y le agradezco por las risas que me ocasionó, aunque no por los gritos, pero eso viene en la siguiente sección.

            Gritos de angustia.
Justo el Meme que buscaba

            Me acabé mi cemita (más media de mi jefa) y ya no encontraba razón para echarme los otros 45 minutos, así que regresé a mi lugar a trabajar, sin embargo eso no fue impedimento para que experimentara el dolor que despertó el juego.

            Como ya explique en este otro enlace, una de las razones para dejar de seguir el fútbol soccer fue la angustia que me generaba, encontrando muy pocas satisfacciones que compensaran tanto sufrimiento.

            Esto lo recordé al escuchar los gritos apasionados y sufridos que se emitían las mujeres de nuestra sala de juntas “¡¡¡Aayyy Nooo!!!” “¡Aaahhh!!” “¡Oohhhh!!” y demás expresiones guturales que me hacían pensar que alguien estaba siendo violada en dicho lugar.

Así los trajo todo el partido
            Es más, sólo de escuchar los gritos me causaba una aprensión tremenda, me sentía preocupado y angustiado, y fue cuando recordé “Si a mí me vale madre el fútbol, ¿Por qué me estoy preocupado?” Y a partir de ahí no me deje afectar por tanta expresión que denotaba sufrimiento.

            Cuando termino el cotejo, me sorprendió que el marcador fuese empate a cero “Por los gritos pensé que habían quedado 7-5” fue lo que les dije, y comprendí que el fútbol proporciona alegrías intensas y los dolores más terribles para los aficionados del mismo. Supongo que yo me pongo igual cuando juegan los Delfines de Miami.

            Por lo menos ya no sufro con el Soccer.

Victorias Americanas

            Ya para cerrar este reporte antropológico futbolero, no puedo negar que me alegra que sigan ganando la mayoría de equipos americanos, con la excepción de Honduras y Ecuador (que perdieron y que se enfrentan entre sí), la mayoría de los equipos del continente han sacado sendos triunfos.

            En especial me dieron mucho gusto las victorias de Chile, Uruguay y Costa Rica sobre los campeones mundiales España, Inglaterra e Italia, respectivamente. Como comente en el escrito anterior, espero que a los equipos americanos les vaya bien (sip, inclusive a los gringos). Además, tengo entendido, que las tres victorias fueron con garra e inteligencia.
La que más gusto me dio fue la del equipo Tico ya que, en el papel, era la víctima de su grupo, integrado por tres campeones mundiales y, al final, ya le ganó a dos de ellos, eliminando al otro sin haber jugado con él.

            Tal vez ya no siga al Soccer pero, creo que más por costumbre y programación, siempre me dará un gusto natural que un equipo americano se corone (sorry a mis lectores europeos, los respeto y, por los mismo, no les voy a mentir). No me importa quién, pero espero que gane un equipo americano.

Gran idea
            En fin, espero ya no escribir sobre este mundial pero, al vivir en un ambiente eufórico en donde no se habla de otra cosa, creo que va a ser poco probable. Mismo ambiente que va a bajar cuando eliminen a México, como es un movimiento natural que viene cada cuatro años, mismo que duele más después de la ilusión que les despierta a los demás.

            “No seas tan pinche pesimista Hebert ¿No ves que ahora sí vamos a ser campeones del mundo?” Es la respuesta que sé que voy a recibir y misma que ya me cansé de escuchar cada cuatro años.

            En fin, el mexicano vive perpetuamente de esperanzas inalcanzables, es el mismo sentimiento que experimento en Diciembre cuando me digo “Bueno, si los Delfines ganan los últimos cuatro y los Patriotas los pierden, podemos pasar a Playoffs” ¬_¬. Así que, por empatía a sus sueños guajiros, los dejo ilusionarse y me quedo con la amargura y pesimismo para otra ocasión.


            Hebert Gutiérrez Morales.

4 comentarios:

Manuel Pardo dijo...

Hola Hebert, interesante desde el punto de vista antropológico y social, pero también muy divertido. Sin duda la idiosincrasia del mexicano es muy compleja,pero si algo no le falta, es ingenio. Comparto parcialmente tu postura sobre ser aficionado, estoy consciente de que México es un equipo promedio, que no aspira a ser campeón, como tampoco aspira a ser una economía desarrollada (en el corto y mediano plazo). Pero eso no impide que pueda pasar un momento agradable con mi familia y amistades cuando veo un juego. Siempre sabiendo que se puede perder (lo cual no me estresa, pero también se puede ganar (poco probable en su mayoría), lo cual no quita alegría a ningún mexicano. Creo que la clave es verlo sin esperar mucho y disfrutar cualquier resultado positivo.

Gracias por siempre dejar temas a discusión sobre la mesa, atentos saludos.

VENEZUELA dijo...

Estas cosas de verdad que desconciertan, lo que describes de los mexicanos se parece mucho a la idiosincrasia del venezolano, jocoso y jodedor, no quiero imaginarme a la FIFA HORRORIZADA escuchando cada barbaridad que aquí se grita en los estadium, de verdad que es patética la actitud de la FIFA y ni hablemos del control anti-doping a costa rica -_-

Hebert Gutiérrez Morales dijo...

Gracias Manolo, ya te respondí en un mail aparte. Como siempre agradecido por tu tiempo al leerme y comentarme.

Hebert Gutiérrez Morales dijo...

Hola Venezuela. Creo que en toda latinoamérica manejamos ese saborcito tan rico y picante que nos hace la vida más divertida. Y creo que la FIFA ya se dió cuenta porque ha dicho que no va a sancionar a México por gritar "Puto", hecho que me alegra, no por el fútbol, sino por la libertad de expresión y la libertad de ser uno mismo y divertirse que, al final,para eso es éste y cualquier otro juego. Un abrazote. :-)