miércoles, 9 de julio de 2014

Felicidades efímeras y materialismo

"Se dice que el dinero no compra la felicidad, lo cual no es del todo cierto. Y es que comprarte cosas nuevas te proporciona una felicidad efímera pero, al final, todas las alegrías de esta vida son temporales, así que ¿Quién soy yo para despreciar una felicidad sólo por su duración? Claro que comprar cosas nunca alcanzará la potencia del abrazo de la persona a quien amas, del nacimiento de un hijo, la emoción de un viaje o la llegada de un cachorro a casa. Comprar cosas te da una felicidad de segunda categoría, más artificial y con una fecha de caducidad más breve, pero sigue siendo una (pequeña) felicidad. Ya sean pequeñas o grandes , creo que en esta vida no estamos para desperdiciar cualquier oportunidad que se nos presenta para ser felices" - Hebert Gutiérrez Morales.

No hay comentarios: