jueves, 14 de mayo de 2015

El Estúpido ‘Deflate Gate’ (Parte 2)

            Ok, ok, prometo ya no decir que me desagrada escribir sobre temas de moda, pero es que soy de los que tienen que expresarse cuando piensan algo. Adicionalmente, había tratado esto hace unos meses, así que no podía dejar así el asunto, ahora que el escándalo (mal manejado, por cierto) del “Deflate Gate” ha pasado a otra etapa. No digo que ha terminado porque a este circo mediático aún le faltan muchos actos y, lo admito, este tipo de escritos contribuyen mucho a ello (mil disculpas).

            Voy a compartir, con breves observaciones, las lecturas o consecuencias que veo tras la supuesta conclusión del “Deflate Gate

            Suposiciones

No puedes juzgar a nadie sobre la base de suposiciones. El reporte del investigador Wells menciona que es más “probable” que Tom Brady supiera de los balones desinflados en vez de ignorarlo.

Ese “probable” no indica una seguridad. Si el señor Wells tiene evidencias, que las dé y que asegure categóricamente que el mariscal de campo de Nueva Inglaterra sabía de la situación. Pero ese “probable” es muy cómodo y seguro para el investigador, porque así no se compromete con algo de lo cual, sin duda alguna, no puede meter las manos al fuego (y por una conclusión tan pitera le pagaron millones de dólares).

            Astucia de la NFL

En el comunicado de Troy Vincent (en su tiempo, gran defensivo profundo de los maravillosos Miami Dolphins) se lee algo así “Se indica que es probable que estuvieras involucrado en el tema. Pero el hecho de que no quisieras cooperar al negar el acceso a tus registros de llamadas y de mensajes, es una acción que va en detrimento de la integridad de la liga”.

Por un lado, el que nada debe, nada teme. El hecho de que Brady no mostrara los registros para limpiar su nombre dice mucho. Desde mi perspectiva, si los daba, iban a encontrarlo culpable y lo iban a suspender todo un año, al negarse sólo pueden castigarlo por no cooperar y su castigo es menor por ello (fue bien asesorado el señor Bündchen).

Y eso justamente hizo la liga: Te castigo porque no compartiste la información solicitada más que por tu supuesta participación. Para mí, esto maniata a Brady para apelar (aunque de todas formas lo ya lo hizo), porque el castigo es por obstruir la investigación, no por el problema en sí.

NFL mustia

Como gran parte de la humanidad y sus instituciones, la NFL es mustia, y adopta cierta moral de acuerdo a sus intereses. Seamos honestos, esa bendita investigación que hizo el Sr. Wells no era para tres meses. Perfectamente la hubieran terminado antes del Súper Tazón y hubieran podido suspender a Brady entonces.

PERO a la liga no le convenía echar a perder su máximo espectáculo (un partido excelente y bastante emocionante, por cierto). Por eso se tomaron su tiempo y, si tenían que castigar a Brady, sería ya sin consecuencias comerciales, ¡ah! Y también las deportivas (aunque en segundo término).

El castigo

            A pesar de un resultado tan ambiguo en la investigación, los medios empezaron a hacer presión, considerando las suspensiones recientes a distintos jugadores por situaciones políticamente incorrectas, empezaron a presionar a la NFL para castigar sobre la base de un reporte sin hechos contundentes.

            Ahora, con o sin evidencias contundentes, si castigaron a los Patriotas lo tienen bien merecido, pero no por la supuesta trampa, sino por weyes, por dejarse cachar. ¿Por qué digo esto? Porque ya he leído varias declaraciones que indican trampas similares en la liga (a nivel grupal e individual) pero nadie hizo un escándalo ¿Por qué? Porque nadie los vio, y lo que no se ve, no pasa ¿De qué te sirve que todos lo hagan cuando el único acusado eres tú? ¿Por qué sólo sorprendieron a los Pats en el supuesto delito? Hay quien argumenta una cacería de brujas, pero me da hueva tocar ese tema, así que vamos al siguiente punto.

            ¿Por qué lo hicieron?

            Esta pregunta es la de los 64 millones. Quedó evidencia que los Patriotas eran muy superiores a los Potros en la final de la Conferencia Americana (que acabó en una planchada categoría a los de Indianápolis). De hecho, cuando repusieron los balones correctamente inflados, la diferencia fue incluso mayor.

            Si se sabían tan superiores, ¿para qué arriesgarte a todo este circo mediático? En verdad resulta una situación bastante estúpida e ilógica a la que le doy dos posibles lecturas: 1) No se sabían tan superiores y quisieron aprovechar cualquier oportunidad ó 2) En verdad “algo” pasó y se desinflaron solitos los balones (casualmente del lado de New England).

            Apelación

            Como ya mencioné arriba, encuentro difícil que le reduzcan el castigo a Brady (ya no digamos exonerarlo del mismo). Sin embargo, el sindicato de jugadores ya contrato al abogado némesis de la liga y, con la falta de pruebas, empiezo a creer que es factible que le reduzcan el castigo a dos juegos.

            Esto sería ideal para que la liga pueda decir “Yo ya lo castigué, pero el intermediario dictaminó reducirle la sentencia”, así que pasaríamos de una posible suspensión de una temporada entera a dos partidos ¿Qué son un par de partidos? Para un equipo que ha ganado la división de manera casi automática como los Patriotas, honestamente, nada. Lo cual me lleva al siguiente punto.

            Campeones de la AFC Este

Con todo y suspensión de cuatro juegos, Nueva Inglaterra va a seguir siendo campeón de la División Este de la Americana mientras estén Brady y Bellichik. El Monje ya llevo a su equipo a una temporada de 11-5 con un Matt Cassel, un QB del montón.

Así que Bellichik sólo va a adaptar el plan de juego y habrá muchos pases pantalla, corridas y rutas a las alas cerradas para no ponerle presión al sustituto de Brady en esos cuatro partidos y a ganarlo con estrategia y plan de juego. Y no ha de haber nadie mejor para esto que el entrenador de Nueva Inglaterra. Lo cual me lleva al siguiente punto.

No descuenten a Garoppolo

El único beneficiado de toda esta situación en la organización de Nueva Inglaterra es el Mariscal de Campo sustituto: Jimmy Garoppolo, mismo que fue seleccionado el año pasado y, en las pocas oportunidades que tuvo, dio muestras de ser un buen Quarterback. Ahora una cosa son unas jugadas en partidos ya definidos y otra muy distinta ganar una batalla de 60 minutos contra un equipo hambriento de triunfo.

Pero, como mencioné arriba, el coach es excelente y, adaptando el plan de juego a las características de su Quarterback de segundo año, no tengo duda que van a salir con una foja de 2-2 e inclusive 3-1 en los partidos que no cuenten con su mariscal titular porque, además del plan de juego, tienen un envión emocional adicional, mismo que viene en el siguiente punto.

“El mundo contra nosotros, nosotros contra el mundo”


Un día después de que se anunció la suspensión de Brady, se empezaron a ver las muestras de apoyo: una manifestación en las oficinas de la NFL para quitarle el castigo y señalar un complot en contra de los campeones, las ventas de la mercancía del #12 de los Patriotas se dispararon en cuestión de horas, inclusive los aficionados en Boston empezaron a organizarse para hacer su “vaquita” y pagar el millón de dólares que la NFL le impuso como multa al equipo.

Tanto los aficionados, la organización y el equipo de los Patriotas se sienten agraviados con toda esta situación, cosa que saben encauzar muy bien en motivación, y al sentirse los parias perseguidos por el resto de la liga, no me queda duda que el partido inaugural contra Pittsburgh lo deben ganar sí o sí, sin importar el Mariscal de campo en los controles. Es más, hasta con Mark Sánchez bajo centro ganarían ese partido (sip, así de grande es la motivación).

Y es que, además de los castigos de la liga, está la exagerada reacción de la afición del resto de equipos, como menciono en el siguiente apartado.

            Sin logros propios, gozo la desgracia ajena.

            Recibí una imagen de grandes QBs de la historia pero sin títulos, argumentando “Sin anillos de Super Bowl pero nunca hicimos trampa” y, honestamente, ¡No mamen! Como aficionado Delfín, soy el primero en admitir que es una lástima que un Mariscal tan prolífico como Dan Marino no haya ganado ningún título, lo mismo puede decirse de Dan Fouts, Jim Kelly, Frank Tarkenton entre otros.

            Pero no por ello voy a atacar los títulos de otros Quarterbacks y ponerlos bajo tela de juicio por un escándalo que ni siquiera ha sido comprobado por completo (aunque la sospecha indique que su culpabilidad es muy probable).

            Me parece muy miserable y mediocre el regodearse con la desgracia ajena y, peor aún, ensalzar la falta de éxitos propios. Que tengas que atacar a otros por no tener logros que presumir es patético. Eso habla de equipos, aficiones o gente con visión muy pequeña y prejuicios grandes. Lo cual me lleva al siguiente tema.

            Animadversión exagerada.

            Me sorprende la reacción tan apasionada del resto de aficionados que, para mí, constata una envidia guarecida en la justicia. Ahora, no puedo negar que los Patriotas son bastante odiosos y, en consecuencia, no son el equipo más popular (o sea, son bien mamones), hecho que ayuda al regocijo de la gente.

            Incluso llegan a límites de mencionar las jugadas de hombres inelegibles, las que mandó Bellichik en la ronda Divisional contra Baltimore, como ilegales cuando eran perfectamente válidas (a partir de la temporada 2015 ya no lo serán), pero ahí se demuestra que la gente se deja cegar por la ira, el odio y el prejuicio, en lugar de reconocer el genio del Monje al momento de llamar esas formaciones.

            Bueno, hasta mencionan la situación de Aarón Hernández para calificar la calidad moral del equipo, comentarios que indican la ignorancia de quien los emite, y que en su puta vida han visto un juego completo de americano (que no sea el Súper Bowl), ya ni se diga entender el juego.

            Pero, como bien se dice: hay que evitar hablar de política, religión o fútbol (americano), porque la gente se apasiona en exceso. Así es el deporte y, seguramente, también soy igual de irracional cuando le tiro a esos Vaqueros de Mierda hijos de su chingada madre ¬_¬

            ¿Legado manchado? ¡No manchen!

Pero de las estupideces más grandes que he leído en estos últimos días es la gente que clama ponerle asteriscos a los logros de los Patriotas, poniendo en tela de juicio todos sus títulos.

A ver, ni por el “Spygate” ni el “Deflategate”, ni porque Tom Brady este casado con Gisele Bündchen es que Nueva Inglaterra ha ganado cuatro Súper Tazones en una década. Han sido superiores en esos años, han tenido planes de juegos geniales, sacándole provecho a cartuchos quemados, y obteniendo gemas en novatos reclutados y no reclutados.

¿Qué se vive un ambiente militar en lugar de uno familiar? ¡Perfecto! Esto es un negocio, no una reunión fraterna. ¿Qué Bellichick y Brady son antipáticos? Honestamente, preferiría que odiaran a mi equipo con cuatro campeonatos en lugar de ser el equipo sin campeonatos pero que a todos agrada.

Es una auténtica pendejada poner en tela de juicio la calidad y superioridad de este equipo, su coach y mariscal por escándalos acumulados. Obvio, tampoco es de aplaudirse las trampas (demostradas o no demostradas)  en las que han estado involucrados, pero no es razón para descalificar sus logros acumulados. Recalco, eso sólo demuestra la pequeñez de la gente que los juzga.

El detalle chusco

            Algo clásico son los memes o bromas con cada noticia de moda. Debo admitir que una me hizo reír bastante y que leí en Twitter: “Así que los Patriots van a empezar la campaña sin un Quarterback titular ¿y qué? Los Cafés de Cleveland lo hacen cada año” :-)

            Para cerrar

            Aunque no lo parezca, este escrito no se trata de defender a los Patriotas y a Tom Brady (aunque así parezca), se trata de justicia. Se trata de juzgar con evidencias, no con suposiciones. Si hicieron mal, que los castiguen y será justo, pero que no queden tantos cabos sueltos, tantas preguntas en el aire y sentimientos de injusticia latentes. Para los que no les quedó claro, soy aficionado a Delfines, los amo a muerte, pero no por ello me dejo cegar y subirme a la ola de animadversión que ataca a los Pats.

            Finalmente, les dejo un par de notas que me parecieron excelentes, de dos de mis analistas preferidos de NFL: “Investigación de Ted Wells deja más dudas que respuestas” de  Raúl Allegre y “Caso Brady: La NFL no podía ganar” de Sebastián Martínez Christensen. Dos opiniones muy interesantes respecto a este tema.


            Hebert Gutiérrez Morales.

No hay comentarios: