lunes, 7 de marzo de 2016

Washington D.C. Parte III (Creencias Gabachas)

La Catedral Nacional
            Para leer la segunda entrega de esta serie, puede darle click a este enlace.

            Los estadounidenses tienen una forma muy particular de pensar. Aunque los he visitado en algunas ocasiones, aún seguía sin entender del todo por qué perciben al mundo como lo hacen. Al quedarme con una familia mexicana que ha vivió algunos años en dicha cultura, comprendí muchas cosas.

            Obviamente sigo sin compartir esa visión que tienen del mundo que tienen los Gabachos pero, por lo menos, ahora entiendo por qué son tan metiches.

“Los Hijos de Dios”

            No es raro en las religiones que sus integrantes se crean los “únicos y auténticos” hijos de Dios. Ser gringo es como ser parte de una gran religión, y ellos en verdad se creen los elegidos para cambiar al mundo. No es casualidad que en la cúpula del Capitolio, por la parte interna, tengan una pintura en la que se plasma a George Washington como una especie de ente celestial.
 
Washington es celestial para USA
            Rodrigo, el esposo de Arte, me explico cómo funciona la sociedad gabacha, misma en la que vivió casi un lustro. Por ejemplo si una lámpara se rompe, hay una situación que no funciona o algo que arreglar en la comunidad, es común en las zonas civilizadas de Estados Unidos, que se reúnan los vecinos y digan “Hay una situación ¿Cómo la arreglamos?” y de inmediato surgen varios que se ofrecen a aportar para la solución. La visión gabacha es muy proactiva, porque cuando ellos detectan un problema, de inmediato debe ser arreglado.

            Culturalmente eso es algo muy diferente a México, en donde hay un problema y ponemos mucho empeño en decir “No es mi problema, no lo rompí, no me afecta” y tratamos de deslindarnos de la responsabilidad, aunque haya sido nuestra culpa (y hasta cuando no lo es, también nos deslindamos). Pero ya me desvié del tema, volvamos a tirarle a los Gringos ;-)
 
El Memorial Shaw de la época de la Guerra Civil
            Si juntamos esa actitud de “arreglar las cosas” con la creencia que son los elegidos celestiales, resulta natural que los Gringos vean algo que (desde su perspectiva) no funciona en el mundo y se propongan arreglarlo. El problema es que NADIE en el planeta les pidió que se inmiscuyeran en su “problema”, pero los gringos se crearon su papel de Policía Mundial y de ahí porque no son queridos en el resto del orbe.
Manifestaciones en Irán en contra de USA (Museo Hirshhorn)

            Entiendo que consideren que su estilo de vida es el ideal (El famoso “American Way of Living”), pero eso no quiere decir que el resto de los países debamos compartirlo. A mí no me gustan aspectos de muchas culturas en el mundo, pero no por ello voy a sus respectivas naciones, las invado, hago la guerra ahí y los “civilizo” con lo que creo que está bien.

Si los Gringos respetaran (¡ay ajá!) al resto del mundo y se ocuparan de SUS asuntos, seguramente no serían tan odiados pero, desde la perspectiva gabacha, nadie está mejor capacitados que ellos y su visión es la correcta para el orden mundial.
Vitral con temática bélica

            Por fin entendí por qué actúan cómo actúan, y eso sólo refuerza mi repudio a su forma de llevar la política internacional. Aunque, en su favor, voy a decir que si ellos no tomaran el papel de Policía Mundial, seguramente alguien más lo haría (porque ésa es la naturaleza humana).

            La Catedral Nacional de Washington

            No soy fan de las religiones, sin embargo es un fenómeno antropológico muy interesante el ver cómo la gente expresa su fe; por ejemplo, tengo fe que mis amados Delfines de Miami algún día sean campeones . . . ejem . . . . volviendo al tema.

Cuando me enteré que la Catedral Nacional de Washington tenía una Gárgola con el casco de Darth Vader, de inmediato se convirtió en uno de los “must” que debía visitar. No pude ver dicha Gárgola, necesitaba una especie de telescopio y estaba en trabajos de mantenimiento, sin embargo, la visita resultó toda una delicia.
Vitral con temática de Ciencia

La Catedral predica la Fe Episcopal (una especie de Iglesia anglicana pero versión nacionalista gabacha), en el templo puedes encontrar imágenes de diversas religiones. Además, como es una religión “diseñada” por y para los gabachos, incluso encuentras imágenes bélicas dentro de sus vitrales. De hecho tienen estatuas de Washington y Lincoln dentro de ella, aunque no me quedo claro si estaban en calidad de Santos.

            La verdad resulta algo chocante y, al mismo tiempo, fascinante este lugar.  A veces pareciera una especie de chiste, al grado que esperas encontrarte algunas imágenes de NFL o de Superman en los vitrales, pero luego vez la solemnidad que se respira dentro y comprendes que se lo toman en serio (aunque sería chido que tuvieran alguna imagen de Spiderman).

Honestamente sus vitrales están muy padres, muy llamativos, te da una sensación diferente, como que no explotan tanto el sufrimiento. Además me gustó que son muy progresistas en sus mensajes, incluso tienen algunos en donde resaltan la importancia de los avances científicos o tecnológicos.
 
Vitral con temática materna
Me dio buena impresión este lugar, sobre todo que sean abiertos para que las demás religiones se expresen ahí y nadie se ofenda. Es por eso que me puse a investigar un poco de esta Iglesia episcopal y resulta que es una religión muy difundida en Estados Unidos, y no me sorprende, es una muy a su estilo: creída, déspota, altiva, elitista, progresista y demás; definitivamente todo lo contrario a lo que percibí cuando visite la Basílica de la Inmaculada Concepción (impresión que viene a continuación).

Lo que me sorprendió es que la Iglesia Episcopal también ya tiene representación en el resto del Continente, eso sí me impactó (¿Cómo puede ser eso posible?) Para mi “consuelo”, no tienen representación en México, aunque no sé qué sea peor: La Iglesia Episcopal o la Católica, porque no puedo definir cuál de las dos opciones es más nociva ¿Qué te dogmaticen los gringos o lo haga el Vaticano? Y por eso mismo soy agnóstico.
El Interior de la Catedral Nacional

Catolicismo en Estados Unidos
           
Algo que le reconozco a la Iglesia Episcopal es que su esencia está muy acorde a laideología gabacha, son congruentes entre lo que predican y muestran. Por ese motivo tenía la curiosidad de conocer el catolicismo gabacho.

            Me intrigaba ver la Basílica de la Inmaculada Concepción, ubicada en la Universidad Católica de América. Pero no por cuestiones de Fe (ya saben que soyel hijo bastardo de Satanás) sino porque en tantos viajes que llevo a Estados Unidos, nunca había visto un templo católico. De hecho, aunque sé que existen, tenía curiosidad de ver a gabachos católicos.

            Fue impactante cuando llegue a la Universidad, “¡No mames!” me dije, fue una imagen que no podía creer, y es que no entraba en la cabeza ver a estadounidenses con esas actitud reservada, tímida e incluso apocada que tenían las personas dentro del Campus, de hecho ni parecía que fueran universitarios, porque en los campus de Goergetown y la George Washington University el ambiente era más natural y libre.  Al final esa actitud mustia es la regla en muchos de los católicos alrededor del mundo, pero es impresionante verlo en una cultura que no se distingue mucho por ser reservada.
 
La Basílica de la Inmaculada Concepción
            Pero eso no fue lo que más me llamó la atención, el ver negros católicos es algo que mi mente no puede comprender: “¿En Serio?” me decía “¿No han leído un poco de historia?” Me parecía tan aberrante ver a un negro católico que tarde un rato en asimilar la imagen.

            La Basílica se ve enorme ya desde afuera, pero por dentro se ve aún más imponente. Ciertamente el nivel socioeconómico del país también se refleja en su montaje interno, ya que tiene un poco más de producción a comparación de otras basílicas a las que he ido.
 
La Entrada Principal
Dentro de las imágenes una que me fascinó es que tenían una Virgen “Endémica” China, algo que me hizo mucha gracia, y vi que no sólo lo hicieron con la Virgen de Guadalupe (que también tenía su espacio en el mismo templo) aquí en México, sino que en otros lados del mundo también aplicaron la misma técnica (Los grandes jerarcas de la Iglesia tenían una visión de marketing muy avanzada)

Pero aunque haya más lana que invertirle y se vea más bonita, se mantiene esa tendencia religiosa de explotar el sufrimiento de todas las imágenes (Mártires, Santos, Jesús, María y demás reparto).

            Veo que el Catolicismo es igual en todos lados, pero sigo impactado que una cultura tan “avanzada” y productiva como la gringa, esta religión pegué, sobre todo porque su éxito está basado en la ignorancia y/o dogmas de los pueblos subdesarrollados. Aunque, obviamente, no por ser de primer mundo, no quiere decir que Estados Unidos no tenga una buena cantidad de gente pobre, ignorante o dogmatizada.
 
El Interior de la Basílica
Brookland

            La visita a la Basílica estuve a punto de perdérmela ya que, cuando salí de la estación Brookland, lo hice del lado negro y ¡ay cabrón! Creo que es la primera vez que me siento en peligro estando en Estados Unidos, era obvio que no pertenecía a ese lugar y las miradas que atraía eran bastante incómodas, así que me regresé al metro con la intención de volver al National Mall. Por fortuna, antes de pasar mi ticket, vi la salida correcta que me llevó a la Universidad ¡Y qué diferencia!

            Por más que no quiera parecer racista, sé que así va a sonar esto: Es muy evidente el cambio radical en un ambiente dominado por negros a un ambiente mixto. De inmediato te sientes en riesgo, rechazado y vigilado.

            Pero más me sorprendió el cambio brutal de ambiente que se vivía justo pasando las vías del metro (con su respectiva doble barda), ya en que la Universidad te sentías en extremo seguro, como en casi la totalidad de Washington DC. Resulta en extremo curioso, como una simple barda puede dividir dos realidades tan diametralmente opuestas.
La Suprema Corte

            Mucho poder = Otro estilo de turismo

Hubo lugares como la Librería del Congreso, la Suprema Corte o el Archivo Nacional, cuyos edificios eran igual de imponentes que el resto, cuya entrada es relativamente fácil (y gratis) y te muestran cosas padres dentro de su rubro.
La Librería del Congreso

La Suprema Corte es la más aburrida, de hecho no tarde ni cinco minutos en terminar mi visita porque estaba bastante soso el asunto. El Archivo Nacional también pone a tu disposición bastante información para que la consultes, pero sí debes dedicarle un rato. La Librería del Congreso fue la visita más bella de estos tres lugares, con unas obras de arte muy llamativas, espacios alucinantes y un lugar muy acogedor.

Tal vez era por mi hartazgo de Estados Unidos pero, aunque reconocía la belleza de los lugares y lo imponente de las edificaciones, siento que bien pude ahorrármelos, y no porque no fueran interesantes, sino porque es otro tipo de turismo.
Interior de la Librería del Congreso

Si mi visita hubiese sido de investigación o hubiese sido gringo en busca de información, estos tres lugares hubieran sido una mina de oro. Como turista extranjero ciertamente resultan interesantes, pero tampoco es como para dedicarles mucho tiempo. De estos tres sitios me ahorraría la Suprema Corte, me daría una pasadita por el Archivo Nacional y la Librería del Congreso es la que no hay que perderse por cuestiones estéticas.

Georgetown
Georgetown

¡Pero qué bonito es Georgetown! Fue poco el tiempo que tuve para recorrer algo del Campus de esta hermosa Universidad y, no lo niego, odie a los gringos por tener Campus tan bellos, mismos que están tan bien cuidados, que te da la impresión de que estás viajando en el tiempo, porque los edificios tienen un aspecto clásico pero están en perfectas condiciones

Siempre valoraré mis años universitarios pero, sin temor a equivocarme, el pasar dichos años en un lugar así de mágico, sin duda le da un toque especial. Este Pueblo-Universidad-Campus es toda una maravilla arquitectónica, y ese toque estudiantil que hay en el ambiente hace que irremediablemente te pongas de buenas.

Sala principal de la Librería del Congreso
           
           ¿Orden o Paranoia?

            Durante mi visita al Archivo Nacional, se dio la siguiente escena:

            Un hombre estaba viendo los murales y los documentos expuestos debajo de ellos. Distraídamente empezó a avanzar  para ver más cosas, por lo que dejó una bolsa atrás de él. No pasaron ni diez segundos cuando alguien se dirigió con una señorita de seguridad para indicarle que aquel hombre había dejado esa bolsa abandonada.
El Archivo Nacional

            También de manera rápida, la chica de seguridad se acercó al dueño de la bolsa, para indicarle que la recogiera, a lo que el señor se mostró auténticamente sorprendido por su “falta” y apenado recogió su bulto.

            Tengo dos posibles lecturas para este hecho.

            Por un lado puede ser una muestra de orden dentro de los espacios comunes o, la que creo más factible, es que desde el 11 de Septiembre, el pueblo gabacho vive en paranoia constante por algún ataque terrorista, así que ya ven cualquier objeto desatendido como un potencial riesgo.
 
El Hermoso Río Potomac
            Hasta aquí esta tercera entrega. En la cuarta hablaremos de algo que les fascina a los Gringos: La Guerra.


            Hebert Gutiérrez Morales.

No hay comentarios: