domingo, 22 de mayo de 2016

Capitán América: Civil War

            Sí, sí, sí, sé que lo que acaban de estrenar es “X-Men: Apocalypse”, pero justo estrenaron “Civil War” cuando salí de viaje y no me iba a ir al cine en Londres ni en Islandia, así que hasta que regresara a México la iba a ver. A mis amados mutantes los voy a ver hasta el Jueves.

Es extraño, pero éste va a ser el primer escrito sobre alguno de los Avengers, y no sé por qué, si he visto todas sus películas y todas me han encantado, así que me resulta curioso. Incluso llegue a escribir sobre Súperman, y ofrezco disculpas por ésa, es que estaba en tiempos sensibles y no era yo (igual y necesitaba un Snickers o algo).

            Supongo que el hecho que Spiderman (mi héroe favorito) saliera en esta película me motivo a escribir sobre la misma pero, más allá del arácnido, en verdad este filme fue diferente, con una dosis de humanidad muy padre.

            En fin, no llevaré un orden en particular al momento de comentar e intentaré ser breve, algo que no se me da con frecuencia, y menos cuando se trata de súper héroes. ¡Ah! Como ya tenía rato que no escribía sobre una película, se me olvidaba el chocante pero necesario SPOILER ALERT: Si usted es de los tres sujetos en la tierra que no ha visto este magnífico filme, entonces deje de leer y, una vez que lo vea, puede regresar a conocer mi opinión al respecto.

            De entrada me alegra que aunque Disney sea dueña de Marvel, ya los está dejando ser, prueba de ello fue la fenomenal “Deadpool” (película que me encantó y que extrañamente no escribí de la misma) y ahora lo están demostrando con Guerra Civil, en donde mezclan dilemas muy humanos, mostrando a los héroes como personas y dejando de lado esa faceta idealizada con las que fueron concebidos.

            Por ejemplo, aplaudo la entereza, aplomo y sentido común de Capitán América para no firmar los tratados de Sekovia, entendiendo que como grupo pueden cometer errores pero que, al servir a los círculos del poder, sus habilidades van a ser utilizadas para preservar los intereses de los poderosos, no el bienestar de la población. Justo como funciona en la realidad el “Orden Mundial”. De hecho el mismo Black Panther secunda esa postura en el primer diálogo que tiene con Black Widow, porque confía en la causa, no en los políticos que están detrás de ella.


            Sin embargo, como buen ñoño, también entiendo el argumento de que actúan fuera de la ley y bajo sus propias normas al causar tantos destrozos, como cuando mataron a la familia de Zemo o al hijo de la Nita que tanto le afectó a Stark. Y puedo compartir el punto de Iron Man, de apegarse a las reglas, el problema es cuando el amo está equivocado u obedece a intereses mayores. Eso sí, al momento de escoger bandos, me sorprendió que Natasha se fuera con Stark en lugar de Capi, tal vez la rusa ya no quería volver a ser una exiliada aunque, por su propia naturaleza, al final terminó apoyando a Cap y su rebeldía.

            Por cierto, ya que mencioné a mi novia Scarlett Johansson, ¡Qué buena está la desgraciada! (Sí, lo sé, soy un corriente) Fue una delicia ver esa silueta en la toma que platicaba con Stark viendo hacia el jardín, una escena de auténtico (Hentai) Fan Service. Estaré eternamente enamorado de esa mujer desde el primer momento que la vi en “Lost In Traslation” hasta el final de mi vida. Debería ser un delito estar tan sabrosa H_H.


            Por otro lado, Elizabeth Olsen no será el portento de mujer que es Johansson, pero su belleza es diferente, menos despampanante pero, al ser más terrenal, es más fácil de enamorarse de ella.

            Continuando con las féminas del filme, nunca enloquecí por Marisa Tomei, misma que percibo como guapa pero no me encantaba. Ahora hizo que me sintiera sucio por ver con ojos lujuriosos ¡a la Tía May! ó_O, eso sí debe ser pecado en la Religión del Comic -_-.

            Y ya para terminar con las guarreces, debo de decir que a Sharon Carter ¡también le daba! Y no precisamente consejos. ;-)

            En fin, Póker de Reinas de las cuales quede prendado.


            Dejando las perversiones atrás, todo el argumento me encantó, a pesar que dura dos horas y media, no se me hizo largo y lo disfrute a cada instante. En especial hubo algunos diálogos y/o frases que fueron una delicia, como cuando Hawkeye le dice a la Bruja Escarlata: “Quiere deprimirte, vete a la Preparatoria. Si quieres redimirte, ven y haz algo” ¡Wow! Una frase tan divertida y, al mismo tiempo, tan madura y empática que no te deja indiferente.

            Otra que me encantó es cuando Wanda le reclama a  Stark “¡Me encerraste en mi cuarto!” que sonó netamente a un reclamo adolescente, a lo que Stark contesta con su estilo tan cínico y encantador, lo cual hace imposible que odies a Iron Man.

            Una prestación que adquieres al viajar es que cuando te pasan imágenes de lugares como Londres, Nueva York o Berlín, te sientes feliz de reconocer lugares y el paisaje. De inmediato vienen imágenes de tus visitas a dichos sitios y te vuelves sentir afortunado por haberlos conocido. Por eso viajar es la mejor inversión: sus ganancias las ves el resto de tu vida.

            Por ello me hizo mucha gracia cuando Spidey menciona que es de Queens y Capi, con una sonrisa, le responde que es de Brooklyn, que es una sección de la Ciudad mucho más ruda que la de clase media de donde proviene Peter.

            Pero no fue el único diálogo que disfrutas de Spidey, cuya participación fue breve pero emotiva. Cuando peleaba con Sam y con Bucky, el moreno le reclama a Spidey “¿Qué nadie te ha dicho que no se habla tanto en las peleas?” pero es la emoción del chico de conocer a muchos de sus héroes, de sentirse en grandes ligas e, incluso, salir del país.


            O como cuando están batallando con el Gigante Ant-Man y Spidey empieza a mencionar “The Empire Strikes Back” a Iron Man y War Machine, a lo que Rodney pregunta “Tony, ¿qué edad tiene este chico?” pero, a pesar de ser adolescente, Spidey sigue siendo un genio y los adultos captaron la idea de su juvenil comentario.

Pero el dialogo que más me gustó de Peter fue el que sostuvo con Tony Stark que tuvo de todo: diversión, sorpresa e intimidad, en especial cuando le explica lo de su tío Ben sin mencionar el asunto, la verdad me conmovió mucho y ahí recordé por qué es mi héroe favorito: por su humanidad.

El año pasado, cuando me enteré que OTRA VEZ iban a “resetear” a Spiderman, había decidido no verlo porque ya me parecía una burla. Sin embargo, ahora que lo vi en acción, muy acorde a su esencia en el Cómic me dije “¡Oh Demonios! ¿Qué más da? ¡Vamos a verlo!” Y eso lo reafirmé con el Bonus que te regalan al final de los Créditos.

Volviendo con los Avengers, el clímax intermedio fue la pelea entre los héroes, hecho que me dio una sensación extraña: por un lado es emocionante y por el otro es triste. Sin embargo no puedes dejar de ver por ese morbo tan humano que te nace de ver pelear a los buenos entre sí, y lo mismo pasa cuando es entre los malos (por eso tendré que ver Suicide Squad de DC próximamente).

Aunque pudo ser una pelea cargada, los realizadores la llevaron de manera fluida y hasta divertida. Por ejemplo, cuando Hawkeye peleaba con Black Widow y tuvo que intervenir Wanda ya que, le reclamó a Clint “Te estabas midiendo en tus golpes” Ese comentario fue muy bonito, ya que reflejaba que al final todos eran amigos y no se querían lastimar.

            La participación de Ant Man fue muy ingeniosa, casi al nivel de Spidey, ambos con comentarios oportunamente chuscos. Me gustó como Hank utiliza las flechas de Hawkeye como transporte o como se disculpa por el camión que les aventó, creyendo que era de agua. Creo que así me gustan los héroes: con buen humor, por eso me caen tan bien Spidey, Dead Pool y esta versión de Ant-Man (porque el del Cómic es una hueva).


            Incluso hay otras escenas menos relevantes pero que también agradeces como espectador. Por ejemplo, el detalle del Vochito “para mantener el perfil bajo” fue chida, como lo es cuando involucran a Capi en escenas humorísticas. O, en la misma secuencia, cuando Cap y Sharon se dieron ese “Beso tardío” (que me alegro que se dieran), las caras de Falcon y Bucky son inmejorables.

            Lo mejor de la obra fue el toque humano que dieron a lo largo del argumento, y a continuación algunos ejemplos.

            Cuando Cap se entera de la muerte de Peggy y se va a llorar debajo de las escaleras. Acto seguido se le ve en otra toma el féretro y, después de la ceremonia, el hecho de que Natasha fuera a apoyarlo también fue un detalle muy bonito.

            Las distintas reacciones de Stark hacia su amigo Warmachine (Rodney), en donde se siente consternado por su salud y hasta detallista con él en su rehabilitación. Siguiendo con Stark, ver su tristeza por la ausencia de Pepper, su remordimiento al no despedirse correctamente de sus padres o la furia ciega hacia el asesino de los mismos, lo hacen un personaje más real y hasta adorable, lo cual lo hace más integral que cuando sólo luce su faceta de Playboy irresponsable.

            La relación de Wanda y Visión, en donde éste intenta ser más empático con ella, al tratar de sacarla de la depresión por la muerte de inocentes (que ella provocó). Pero Visión, por esos mismos sentimientos, también se distrae y ocasiona la invalidez de Rodney. Al final, el que sean héroes tampoco quiere decir que sean perfectos.

            Otro momento de lealtad, o tal vez no, fue la forma en que Cap peleó al final con Iron Man, en un tono más violento, sin la caballerosidad que lo hicieron en Alemania, ahora sí era más agresivo el asunto. Pero Cap supo mantenerse frío para no lastimar a su amigo (por lo menos no más de lo que lo había lastimado en cuanto a la lealtad).

Esos mismos sentimientos heridos que Iron Man utilizó para reclamar el Escudo de Capi y éste, reconociendo la veracidad en sus palabras, se lo deja como muestra de respeto y de vergüenza.

            A pesar de tantos detalles memorables, creo que lo mejor de todo fue el Villano: El Barón Zemo, el cual recuerdo desde las viejas caricaturas de los Vengadores y de los Comics, pero fue refrescante verlo sin la máscara, sino con un rostro humano, tanto físico como histriónico.

            Ver a Daniel Brühl, que conocí en “Good Bye Lennin” me causó una grata sensación, es un actor que siento cercano porque, a pesar de ser alemán, no ha negado su herencia hispana y habla muy bien el español. Además sus trabajos suelen ser soberbios. Y éste, aunque fue una película de héroes, fue un papel muy humano.


            Los motivos de Zemo eran netamente humanos, no pretendía dominar al mundo o destruir a la humanidad porque sí. Su motivación radicaba en la Venganza, ya que debido a los Avengers había perdido a su familia.

            Esa humanidad la veías cuando escuchaba los mensajes de su difunta esposa o cuando le ofreció disculpas a Black Panther por la muerte de su padre. De hecho, cuando le contó sobre la muerte de su familia, acabas de entender su motivación. Creo que lo correcto y lo leal era que T’Challa lo hubiera dejado suicidarse y reunirse con su familia.


El que sí fue leal fue el mismo Zemo, tanto que mató a los cinco Súper Soldados, entendiendo que eran otra potencial amenaza para la humanidad, y ahí el argumento resultó más verosímil, porque hubiera sido más comercial dejar que los Avengers pelearan con esos villanos y, al final, todos fueran nuevamente amigos ¡pero no!

Es sano que no siempre haya un final feliz, y eso hizo de esta película aún mejor, obvio viene la saga de las Gemas Infinitas y ahí se va a resolver todo pero, por lo mientras, es refrescante ver una historia con tantas fricciones y en donde los personajes perfectos muestran que no lo son.


            Y, como conclusión personal, estoy feliz que me sigan emocionando este tipo de películas, porque quiere decir que sigo teniendo un alma de chamaco y que así será en lo que me resta de vida. Sé que soy tachado de inmaduro por ello pero, al final, soy funcional en esta sociedad y, al vivir solo, no afecto a nadie.


            Hebert Gutiérrez Morales.

No hay comentarios: